Follow by Email

jueves, octubre 02, 2008

Ocurrencias.


Hoy se me ocurrió escribirte,
algunos versos que aplaquen el vacío,
entonces surgieron tus piernas,
sumiendo mi mente a un gran peligro.

Escapé a la simpleza del delirio,
al incompleto deseo trunco,
fui más allá que las estrellas,
descubriendo, amando lo profundo.

Esta tarde supe encontrarte,
como viviendo, sonriendo otra vida,
amando un sueño, soñando despierta,
sólo tu canto, me salvó la vida.

Y se me ocurrió contarte todo,
salir de los recuerdos de hoy,
se me ocurrió conocerte, quererte,
mi querida vida, todo te doy.

También se me ocurrió insinuarte,
que la vida para mi, ha cambiado,
que no concibo la idea de no tenerte,
ojalá no ta hayas marchado...

No pretendo cambiarte,
como en mis sueños te veo,
sencilla, en una sola sonrisa,
tibia tu luz de mis cielos.

Comparto la idea de los astros,
seguirte hasta que termine mi sendero,
amarte es mi fin más próximo,
como siempre, echarte de menos.

Hoy quise escribirte corazón,
para decirte cuanto te quiero,
esperarte es como la mañana,
frío momento pasajero...

La noche vendrá sóla y en silencio,
contigo su perfume intermitente,
la dicha de la blanca luna,
un suave beso, un tierno "te quiero".

Hoy se me ocurrió amarte,
por siempre hasta el fin de los tiempos,
¡que buena idea he tenido!
mía tu mirada, tuyo mi ser entero...

Sacha Grant.-

viernes, septiembre 05, 2008

El comienzo.



Estuve pensando en aquél lago,
deberíamos irnos lejos, y nadar,
hay una esperanza aquí, y allá,
quizá sepamos vivir ailados...

Hubo una vez, un comienzo,
donde los bosques fueron plenos,
quisiera soñar con el lugar,
claros paisajes, grandes señales...

Grave el sonido de las hojas,
es la soledad -me dijo un ruiseñor-,
y acabada la inmensa oscuridad,
nació un sol, para llevarnos...

Estuve pensando, que quizá existamos... ahí mismo...

Sacha Grant.

viernes, agosto 29, 2008

Tanto...


Tanto te vi, como te encontré en lagos de inocencia...
disfrazaste noches candorosas, con frías mañanas,
he visto donde va tu mirada, la intención del diablo,
mujer que tanto has perdido, mujer que tanto amas;

Tantas caricias han resbalado sobre tu piel y cayeron,
entre tantas grietas de desesperación y sombras,
bien sabes que tanto hastío, tanta soledad, se perdona,
sólo amando, abrazando; sólo si te destapas los ojos...

Tanta lágrima entre tanta hipocresía del alma,
una miseria, entre palabras que fueron asesinadas,
eres como una niña, que sin saberlo juega al amor,
y lastima, y se lastima, y finalmente llora por perderlo...

Tanto te he mirado, que al final me queman los ojos,
puedo encontrar en tu alma, silencios embrujados,
de una soledad importante te has hecho, bien lo sabes,
eres como mi brújula, eres mi paso de los años...

Tanto abracé mis misterios, tanto quiero mis deseos,
soy de mis valores, tanto como de ti, mis pensamientos,
soy tanto como quiero ser, y pequeño, sólo de miniatura,
soy como tu lo quieras, y puedo ser tu desvelo...

Si me dejas, te contaré grandes e increíbles secretos,
te he estado espiando de noche, casi como experto,
bajo tu conciencia, he podido ver que amas como antes,
ríes a grandes carcajadas, lloras inmensos mares.

Tanto hemos vivido, en aguas que nunca terminan de pasar,
bajo un puente de los años que no toca tierra al final,
tanto no quiero dejar mis ideas de abandonar tu carrera,
tanto quiero encontrar paz a mi alma, que tan así será...

Sacha Grant.-

miércoles, agosto 20, 2008

Hemos conseguido...


yo pienso que eres como las montañas de la cordillera,
tan pura, tan blanca, eres descaradamente sencilla;
me intimas con mirada suspicaz, a tocar tu cuerpo,
entonces me conozco entre tus brazos, eres tu, soy yo...

yo pienso que también, puedo amanecer dormido,
perderme entra la belleza de los cielos marchitos;
quizá el sudor de los jazmines, te nuble el panorama,
el perfume del silencio, el color de la ausencia, yo...

eres hastío en la penumbra que duerme el ocaso,
la llama de cien años de soledad, eres amarillo recuerdo;
quizá te encuentre doscientas veces añorando,
con amor, sin esperanza y dolor, lo que has perdido...

pero yo me encuentro, hoy estoy atorado, no en ti,
estoy preso de mi propia existencia, soy mi cárcel;
pero te pienso en mi corazón, y te siento en mi cabeza,
como caricias que tiernas se clavan y se esparcen...

en ciertas oportunidades como un loco he conseguido,
hablarte, sin ser escuchado, y te amé con entrega final;
eres como el polluelo mojado que mira arrepentido,
soy como el idiota que soy, pues no se que será...

de hecho, tanto te he buscado, tanto echarte de menos,
diría la persona más lógica que abrazarte sería lo más cuerdo;
¿qué hacer si ya no confío? ¿si he sufrido por amarte?
si he perdido noción del error, de lo probable, de lo correcto...

hete aquí que he aprendido los pasos de cada amanecer,
he despertado, pensando en ti, amando cada día tu perfume;
te he elegido, como mi mujer y como tal te he guardado,
sólo para ti, en mi vida, en cada silencio, en los recuerdos...

¿que dirá aquélla brisa de los años acerca del tiempo?
que pasé por aquí, envejeciendo en mis pensamientos;
¿que dirá la costumbre de sentirte conmigo aunque estés lejos?
que pasé por aquí, noble por amarte, tonto por esperarte...

continúo pensando, que eres como la blanca nieve de la cumbre,
allí te llevan cada día las alas de los ángeles de Dios;
por las mañanas bajas para encontrarte con mis sentidos,
por las noches, te elevas para alejarte de todo dolor...

sabemos bien que hemos crecido a fuerza de dolor,
te prometo hoy día, que nada de lo que pasó será otra vez;
he conseguido arrancarte una sonrisa fugaz de a momentos,
has conseguido, que yo ame responsablemente, sólo una vez...

Sacha Grant.-

domingo, agosto 17, 2008

Eres mandrágora...


Ese aroma a perfumes de otros días,
te asemejas al néctar de la flor más perdida,
puedo sentir tu rozar, a través del viento,
peligrosa coloración de la piel,
jugada mirada de los astros en celo...

Es la solución de años en sombras,
es tu posición fetal la que enseña alegría,
puedo amar si quiero, tus resabios,
amada sensación de soledad descubierta,
plenitud, eres de los cielos, eres amada...

Es fuego del alma es lo que nos une aquí,
un lugar que lejos nos ha quedado cerca,
eres como la belleza de la tiesa mandrágora,
como un beso que perdido encontró,
la suavidad de la muerte, en la luna perversa...

Sacha Grant.-

sábado, agosto 16, 2008

Irreversible


El tiempo tiene aspas, que cortan los momentos,
el recuerdo tiene un suave olor a deseo,
en ocasiones he ido más allá, pude esperarte,
pero no lo hice, todo ha cobrado sentido, sin ti...
Es irreversible el paso de los años, he fluctuado,
tu también has cambiado tu perfume,
una soledad incondicional se hizo de mi vida,
una suerte de esperanza domina mis visiones...
No puedo escribir sobre ti, más de veinte versos,
se acaban poco a poco las reservas de este amor,
ya no se alimenta el corazón de tus palabras,
he mutado a una nueva especie de calor...

Sacha Grant.-

¡Ojalá!

Hoy quisiera escribirte cien versos simples,
que pudieran leer, las piedras del océano,
quisiera amar en silencio, y poder abrazar,
pero no puedo, ya no puedo enamorarme...

La posibilidad de encontrarte en este sol,
y saber que en algún punto, te merezco,
me quita el sueño, me roba las esperanzas,
pero no puedo, ya no puedo pensarte...

Esta tarde, te quisiera regalar una mirada,
que delate mis intenciones más profundas,
quisiera tocarte, envolverte en mis brazos,
¡Ojalá pudiera, si pudiera volver a amarte!

Sacha Grant.-

sábado, agosto 09, 2008

Ambos...

Un poco harto de la siniestra casualidad,
de encontrarte espejada sobre el mar,
pero hubo un momento de incertidumbre,
donde encontrarte, fue algo esperanzador;

Dentro de cien años quizá te vea alentar,
el paso del tiempo, las manadas de dolor,
quizá suene el grito guerrero de la noche,
dentro de siglos, perderás todo tu color...

Voló como una cometa el ocaso encerrado,
brillamos como esmeraldas en lo profundo,
crecimos como los árboles para servir,
y moriremos, bajo las aguas de este mundo.

Sacha Grant.-

jueves, agosto 07, 2008

Eres mía...


Se hace de la comprensión un gran silencio,
entonces abarco las sombras de las estrellas,
un océano de preguntas se contrae entonces,
el reverbero de tu boca en el ocaso, mi fin...

Y mi comienzo está en tu sonrisa de paz,
allí renace con cada mañana una esperanza,
y un remolino de sueños te trajo en soledad,
dormiste por años, amando una añoranza...

De la simpleza has venido para contemplar,
cada segundo que nace de las aguas y sonríes,
creces con cada marea, belleza eres sirena,
eres de mi alma, de mi mente, eres mia...

Sacha Grant.-

martes, agosto 05, 2008

Un cambio...


Estuve pensando en aquél cambio que quiero provocar en mi ser, en los demás, también en el mundo. Dicen que es imposible cambiar el mundo, no coincido.
Voy a partir de una sonrisa cuando sea difícil sonreir y tenga ganas de largar todo y escaparme -algo que pienso muy a menudo últimamente-. Quizá con una sonrisa pueda lograr otra sonris, producir un cambio de actitud frente a la vida, o una alegría momentánea en las personas que viven sin vivir.
Luego voy a compartir un momento con mis hermanos, conversaré con mis padres, dsde que estoy lejos ello se ha convertido en un momento especial.
Quiero vivir para morir sin tener que reprocharme la abstención de un abrazo a papá, un 'te quiero' a mamá, un 'te banco' a mi hermano.
El cambio en los amigos es necesario. En uno mismo. Para quererlos de forma incondicional, en sus virtudes y en sus miserias. ¡Cuántas veces creí entender el significado de la amistad en frases trilladas como: 'nunca cambies'.
Quiero transformar este mundo tan desquiciado, mi país tan pisoteado. Necesito creer -no tengo miedo a parecer ingenuo- que es posible dejar un país mejor cuando muera. Pues me quieren hacer creer que es bueno vivir sin pensar. No creo en el letargo de las almas y los cerebros.
Mi cambio se encuentra en el medio que me muevo, pues la originalidad y el heroísmo se encuentra en romper con los moldes predispuestos y las ideas preconcebidas de que no hay un mañana posible.
Hoy y no mañana es el momento en que tenemos que demostrar que Argentina es un país grande, con jóvenes comprometidos con la realidad que nos toca vivir. Dios debe estar en nuestras manifestaciones.
Nosotros debemos demostrar que nace un nuevo concepto de política, hacer política es servir y no otra cosa. Como se ha bastardeado el concepto en las acciones de los hombres.
Mi cambio, es lograr un cambio en los que tengo a mi lado.
Si puedo con ello, pues puedo con todo.

Sacha Grant.-

lunes, agosto 04, 2008

Loco...

Estuve pateando mareas de cristal,
buscando tu respuesta, allí en el cielo,
y debo decirlo, lo irreal se hizo de mi,
no pude rasgar el manto de la noche.

Quizá para sentirte cerca, tu fuerza,
intenté percibir tu calor, tu caricia,
y debo decirlo, fue tu loca sonrisa,
lo que motivó cada uno de los besos.

Me vuelvo loco, por hacerte saber,
que corra contra el tiempo por ser,
el tonto que te extrañe demasiado,
el idiota de amor, sin nada que perder.

Sacha Grant.-

domingo, agosto 03, 2008

Es bueno...


Es bueno pensar que el día de mañana llegará,
y quizá ya no exista la intensidad de este amor,
dentro de todo lo que encierra cada pensamiento,
quizá también, lo provisional sea al fin, eterno.

Es inquietante intentar dormir bajo las estrellas,
se va el sueño, y baja el dueño del mundo,
entonces es cuando creo comprender la soledad,
me encuentro acompañado, y ya puedo morir.

Es la fe de que el mundo puede cambiar al fin,
de que puedo cambiar, desde mi hacia cada uno,
es mi fe, lumbre en la oscuridad de los años,
lo que me guía en la carrera por ser mejor...

Es bueno sentir el corazón cantar por las mañanas,
escuchar la lluvia tamborilear en el techo azul,
una caricia de los vientos del norte en el alma azotada,
la tierna canción de sapos azuzados por la noche...

Es bueno tenerte cerca, en la tarde de colores,
donde fustigado un recuerdo me libró del pasado,
es bueno pensar en tu ejemplo, tomar tu mano,
pues eres para mi vida, el camino, el mismísimo amor.

Sacha Grant.-

sábado, agosto 02, 2008

En soledad conmigo...


Siento que he capitulado,
estoy tocando fondo, ando loco...
si tan solo pudiera derramarme,
diluirme en lo vacío...
Hubo gotas de aquél recuerdo,
salitre en las heridas del sol,
he tomado cantidades de alcohol,
para aprovisionar cien bares...
Sin embargo hay cielo aquí,
pese a que la noche me aventaja,
tendré que nadar lejos hoy,
pienso en ello, y quizá reir...

Sacha Grant.-

domingo, julio 27, 2008

Me dejo solo...


He terminado de buscar el mar, pero no lo encontré,
y ha llovido tanto estos días, que pensé sería fácil...

Vi como cambiaba de color el cielo, nubes blancas,
vi la caricia explorar tu cuerpo, dulce, esperando...

Y sonreí en medio de la contradicción, desorientado,
pensé que sería fácil hallarte, justo como en mis sueños...

Se escuchan las guitarras, acordes de la lluvia lejana,
resuenan y llaman la atención, transeúntes locos...

Terminé de hallarme en este silencioso mundo, agotado,
escapé del dolor, me encontré, pero me vuelvo a dejar sólo...

Sacha Grant.-

sábado, julio 26, 2008

Sin medidas...


Como Dios manda, al lado de las montañas,
la necesidad de respirar, mi aire puro, mi fe,
la belleza de una mirada, un color en el cielo,
como Dios lo manda, sin nada que perder...

Un poco solo en este mundo, extrañando,
escuchando los ruidos de un viejo corazón,
puedo componer melodías de los vientos,
y puedo morir también, querer entender.

Hay caminos tan extensos, de tanto frío,
en medio de la noche, expectativas sombrías,
hay sueños que han quedado rotos, sólos,
en una lucha de océanos, almas perdidas.

Y es curioso lo que calma, poder escribirte,
lo sublime de amarte, y todo, pase lo que pase,
es sincero, el sentimiento vivo, y quema,
es sincero, nada de este mundo es más fuerte.

Te amo sin restricciones, sin hallar niveles,
te amo sin consideración de factores externos,
te amo sin condiciones, en luz y oscuridad,
te amo con el alma, con el cuerpo, en silencio...

Sacha Grant.-

viernes, julio 25, 2008

Su palabra...


He cumplido un ciclo, en el círculo de la vida,
aprendí a silenciar los pensamientos, sin morir;
hablé con las estrellas, presentí el calor astral,
y el cielo de los años viejos, perfumó el hoy...

El lago de huesos crujientes, renació entre polvos,
para inundar los fantasmas, las marcas del dolor,
y comprendí que es tiempo, de buscar horizontes,
esperé hasta envejecer, pero estoy fuerte...

No encuentro todavía el sentido de amar,
la soledad es parte de mi alma, tanto como ella,
tanto tiempo, amando, sintiendo, extrañando,
la desilusión forjó mi alma, aprendí a vivir...

El sueño del hoy, sigue vigente, pues he crecido,
a veces vuelvo sobre la palabra y renazco allí,
y puedo caer al vacío, miles de metros en descenso,
para encontrar en la profundidad, el descanso...

A veces simplemente, sonrío en medio de la tristeza,
y me encuentro dormido, y sueño cosas lindas,
la intriga de un futuro, el pasar de largos años,
encuentro paz en su alma, su palabra me hace fuerte...

Sacha Grant.-

jueves, julio 24, 2008

El devenir...


Hay ojos que ven, todo lo que hay en este mundo,

y palabras, para decir lo que muchos no dicen,

hay silencios que se callan, sólo para no lastimar,

besos ardientes, luces oscuras, que has de buscar.

He caminado, ciego, perfumado por aires violentos,

amanecido, en noches acostumbradas, ebrio de dolor,

siento haber percibido con los años, señales oscuras,
pero he salido, y aunque lastimado, hoy te observo.

La visión que tengo de tu vida, no te puedo juzgar,

pues en algún punto admito que te quiero mucho,
y he de extrañarte, cuando los muros se levanten,
cuando estemos separados por siempre, hasta el fin.

Yo tengo ojos para ver todo, ya lo he visto todo,
vengo de donde los cielos bajan hasta la costa del mar,

he visto tu mirada reflejada en espejos lejanos,

he visto tu tristeza en los pájaros, es tu respirar.


Hubo un momento en toda la eternidad, sublime,

un segundo en que te amé total y deliberadamente,

en este mundo de ciegos y pacatos sentimientos,

no me importa el devenir, y siento que no me equivoco.

Sacha Grant.-

Cosas...


Hoy soy como el silencio, y estoy recostado, sereno, apaciguado e imperfecto.
De raíz extraigo el pensamiento, descerebrando las formas, todo lo complejo.

Y es cuando se unen la derrota, con todo lo hablando, con todo lo que ha muerto.

Esta mañana se unió una palabra, con la desdicha de tenerte, y sentirme incompleto.

Hubo un desorden una vez, en aquéllos sentimientos que hoy renacen muertos.
Hubo millones de palabras, dichas, que fueron enterradas en el crudo invierno.

Hubo un beso tuyo, que venenoso se plasmó en mi boca y nunca se borró.

Hubo una caricia de tus pestañas, en mis ojos, hubo un momento, todo renació.


Sacha Grant.-

martes, junio 24, 2008

Realidad...

El verde de los pastos, grisáceo durmió,
la noche aparecida, la noche escondida...

yací bajo astros luminosos, lloré lágrimas vacías,
pero también me sumergí en los sueños...

el verde se fue, y nació la llama del alma,
comprendí la profundidad de la vida, dormida...

dolió la novedad que de súbito trajo el sur,
pero valoré el tenerte cerca, aunque estés lejos...

Sacha Grant.-

sábado, junio 14, 2008

Existo...

Hacen rima el viento y tu mirada,
y como en cada lluvia, se nutren de tu alma,
los desagües, los transeútes, todo,
incluso la tarde, se ha marchado...

Se completan, los días con las noches,
y el sapo cantor encuentra su refugio,
entonces basta su poesía,
para darme cuenta de que existo...

No puedo encontrarte hoy,
tras el velo de un gris recuerdo,
incluso se complica la realidad,
cuando te busco, pero sólo te pierdo...

Sacha Grant.-

martes, junio 10, 2008

Pasaré...


Buen día querida, hoy desperté,
tu perfume se había expandido,
tu cuello me transportó lejos,
y pude ver todo, incluso tu vida...

Pasaré más seguido por allí,
quizá algún día me regales paz,
pasaré para que me veas pasar,
quizá te encuentre simple, como antes.

De vez en cuando lo presientes,
y se te escapa el color de los días,
y bien sabes que todo pasa,
entonces una sonrisa es suficiente...

Sacha Grant.-

domingo, junio 08, 2008

Con los años...


Volveré para verte, querida mía,
y serás el silencio largo de mis días,
cabrá la razón dentro de mi mente,
desbordará la tristeza, de las miradas.

Volveré para saber que eres tú,
la condición de la existencia, el motivo,
quizá compruebe que ríes a la mañana,
quizá cuando regrese, te hayas ido.

Volveremos con los años, a ser felices,
no es que no pueda ser libre y encontrarme,
pasa que el amar se complica si no estás,
el vivir en soledad, solamente despertarme.

Sacha Grant.-

sábado, junio 07, 2008

Repentinamente...


Me convertí en algo inesperado,
dentro de lo que considero extraño,
incluso se complica el auto reconocimiento,
pero es parte de la vida, evolución;

he de ser parte de tí también,
integrar el silencio de las aguas,
compartir el viento con veletas y volar,
como barrilete, en días de tormenta...

volaré y seré como las gaviotas,
sorpresiva, estrepitosamente serás,
y en secreto el cielo tomarás,
para que en libertad, pueda volar...

Sacha Grant.-

viernes, junio 06, 2008

Ataduras...


Veo la antenas doblarse con el viento, tanto como las almas de este mundo, y un viaje de cielos, quizá haya destino, comprendo los apuros de un mañana... A veces mi soledad se convierte en camino, el paseo se hace largo a casa y canto, se separan los cielos de la tierra, se unen el océano y los horizontes y nado... ¡Cuánto me cuesta! ¡Cuánto te siento aquí! ¡Este momento es crucial, invocado sueño! El augurio, la palabra, eres desquicio, y me siento tan solo, tan desparramado... Son expresiones de mi mente, de mi alma, sinceros pensamientos que se diluyen, encuentros de la luz con la oscuridad, yo sé avistar la costa, puedo nadar... He naufragado en mares del infierno, y escapo en actividad de lo que me corre, eres sólo tú mi Señor, quien me salva, he naufragado en llamas de congoja... Quiero estar tranquilo, amar, y siento la luna acercarse, poseída, ¿Me llevarás a noches de descanso eterno? he de ser recio, fiel a tu palabra...

Sacha Grant.-

jueves, junio 05, 2008

Seres...


Eres la condición más grande,
y al mismo tiempo, sencilla poesía,
te nutres de la palabra, el alma,
despides ternura, amada mía...

Pese a que te echo de menos,
sin creerlo, no puedo entenderte,
eres cada signo, eres cada día,
y hoy no, ya no quiero perderte...

Eres el cansacio, de las alas,
la libertad de mis años candentes,
una palabra, un beso, la caricia,
eres el silencioso, susurro ardiente...

Sacha Grant.-

domingo, junio 01, 2008

Sólo lo sé...


La noche es incondicional con el alma,
al igual que lo fue alguna vez tu mirada,
hoy siento el ir y venir de los días,
como se esconde la luna tras el ocaso.

Esa presencia que supe tener y hoy añoro,
la facultad de diferenciar entre amor y odio,
esta tarde se confunde con el recuerdo,
todo, incluso tú, volverás con el otoño...

El vaivén de una hamaca paraguaya,
escondió suaves y cálidos abrazos,
una llave del corazón que aparecerá,
quizá, con el transcurso de los años.

Ya ha pasado mayo, y vendrá el gran invierno,
y con ellos, montañas heladas y suaves,
escondido en mis augurios veré en silencio,
cada beso, cada abrazo que mueres por darme.

No adivino el futuro pero puedo decirte,
que en cada noche, sientes la palabra, el susurro,
que en la ausencia, ciega de soledad caminas,
no adivino pero veo, todo incluso el cielo será tuyo...

Sacha Grant.-

viernes, mayo 30, 2008

Etapas...


Una mirada inquisidora,
fue necesario, para que te ame.

Y pude sentir tu corazón,
pude sentir tu alma, muy cerca.

Imaginé el silencio perfecto,
y viví la fisura en mis sueños.

Una llamada por teléfono,
bastó, para que te eche de menos.

La poesía de tus miradas,
renació cabal y sincera.

Todo aquéllo fue importante,
y quedará en las sombras de la vida.

A la sombra de Su casa,
espero, en soledad, en actividad... por tí...

Sacha Grant.-

Actividad...

Me hizo reaccionar el color de la galaxia, de un fino olor a incienso, capaz de levantar a los muertos.
Entonces me vi reflejado en batallas encarnizadas, luchando contra mis demonios... callado, en actividad.
Anhelé sentirme cerca de Él, y súbitamente me tendió su mano.
Entonces cuando me siento vacío, el alma se llena, se extingue la lágrima y puedo ver.
Estoy aquí, compartiendo mis miserias, con alguien que con sólo su mano, creó mi vida.
Puedo sentir mis derrotas, converger con la más dura realidad, pero siempre estará ahí.
También una, dos, tres, varias veces... la felicidad se tiñe de celeste y entonces es del cielo.
No importa qué pase, o quién venga... Él será siempre mi norte.

Sacha Grant.-

Estás azul...


Quizá la palabra, o quizá una sonrisa,
varias veces he vuelto de allí,
del amanecer de los sueños, la caricia;
quizá cuando sea para siempre,
cuando me atraque la soledad y vuelva,
desde el llanto, o incluso de la muerte.

Quiero mostrarte mi mundo, de ayer,
para que sientas como yo siento,
o quizá para que la conciencia nazca;
pretendo que esperes a la luna amarilla,
a la lágrima que se pierde en un charco,
pretendo que rías, como yo lo extraño.

Entre cadenas se debaten tus sentidos,
y bien sabes que mueres un poco más así,
el camino quizá, o una sincera sonrisa;
Quizá frecuentes aquél recuerdo que vive,
que quema y marca todas las almas,
quizá pretendas cosas similares a las mías...

No sé si algún día lo sabré...

Sacha Grant.-

viernes, mayo 23, 2008

Navegando...


Creo que una vez dije que no había retorno posible,
mencioné que las naves habían partido, y ellas con tu alma.
A un viaje extremadamente peligroso, concretamente iluso.
La idea de acompañarte, la realidad de un centenar de aves;
el frío de julio, mi cumpleaños, un sueño vacío, un suelo inhóspito.
Navegamos en silencio, entre ásperas ilusiones del mar,
el oleaje me hizo acordar, a tardes grises, al chantaje del tiempo.
Aún asi, me mantuve firme en la decisión de acompañarte.
Si no hubiera sido así, me hubiera arrojado al mar,
quizá hubiera muerto, eso nunca lo sabremos, nunca lo sabrás.
El hecho de haber acompañado mis días, hasta el fin,
de sonreírle a la muerte delante suyo, me hace fuerte.
No me burlo de las circunstancias, asumo lo finito que es el hombre.
Acepto a las estrellas como guías indispensables del hombre,
incluso las golondrinas se parecen a las centellas, su fuego.
No lloraré a cielos ni a su lumbre, no a la lástima del viento.
Lo que una vez dije, me aprisiona en lo irreversible de las horas;
el tiempo avanza sobre las vidas, y precluyen las etapas.
Llegará el momento en que deba asumir mis pecados.
Eso lo sé y soy conciente. Me hago cargo de todo. Las omisiones.
Alguna vez dije que tu belleza era la de la luna misma.
No me retracto, no modifico lo dicho, de nada me arrepiento.
Creo que una vez dije también, que el amor eran tus ojos,
que podría morir bajo el espectro de tu mirada, de tus besos.
Mencioné que la falta de tus caricias significaban la muerte más cruel.
Debo admitir que fui exagerado. Te amaba sólamente con el alma.
para alegría mía, he crecido y el amor que siento se contagia.
Hoy además, pienso.
Siglos de navegar. Puertos hemos alcanzado, pero no encontraste lo que buscabas.
Creo que las palabras quedan firmes, incluso el mar sabe guardarlas.
Es salvaje el pensamiento, un secreto incluso, el naufragio dijo basta.
Creo que he dicho todo, mientras tanto sigamos navegando.
El océano si es infinito...

Sacha Grant.-

jueves, mayo 22, 2008

Despertando...

A veces se despierta la parte más fría de mí y te creo.
Y a veces el tiempo hace que te eche de menos, claro.
A veces el recuerdo se deshace de los recuerdos, si.
y a veces los cielos se pelean con todos los sueños.

Es aquélla eternidad en tus ojos lo que me señala todo.
y lo señalado hace que te ame, que te extrañe tanto.
Es aquélla sinceridad que ha quedado perdida en el tiempo.
y lo señalado por la noche, ello es demasiado verdadero.

Ya no puedo encontrar diezmado el silencio acogedor.
Es quizá tu beso olvidado lo que lo ha dejado tiezo.
Ya no puedo despistar a los crudos inviernos de hoy.
Es quizá tu actitud lo que no encuentra sentido en mi.

A veces pasa que simplemente no conectamos fácilmente.
Entonces la sensación de que estamos en soledad.
A veces los pedazos quedan esparcidos en el espacio.
Entonces tu corazón, entonces el mío, se reconcilian.

Y nos amamos.

Sacha Grant.-

Mi pretexto...


Soy libre cuando te pienso,
y escribo acerca de la muerte;
también si te descubro ilesa,
tras el paso del tiempo...

Y suele ser todo perfecto, abierto,
si me miras y te miro sorpredido,
se mezcla cada uno de los sueños,
el beso entonces, es mi pretexto.

Ya me voy vereda, río,
ya marcharé con las estrellas,
esa es mi senda más oculta,
por allí toda tu belleza...

Sacha Grant.-

miércoles, mayo 21, 2008

Paz...


Avisaste soberbia a las palomas,
que no llegarías hasta aquí hoy,
que el camino se hacía largo,
yo simplemente esperé, otra vez...

Y soberbia descubriste el error,
tarde o temprano lo añoraste,
y llamaste a las palomas anoche,
clamando por algo que nunca hallaste.

Paz en tus días en cada hora,
silencio del alma en los encuentros,
una sana soledad del espíritu,
para aclarar tus sentimientos...

Ojalá algún día la encuentres...

Sacha Grant.-

Tantas cosas...


Hoy a la noche aparecerás,
reflejada en la luna, triste...
no se bien por qué, te extraño,
no se bien por qué, te amo...
Te pusiste encima la carga,
incluso la soledad te pesa tanto...
quiero ayudarte a que salgas,
quiero que te apoyes en mi...
Amor, hemos pasado tanto,
tan niños que somos de pellejo,
y tan ingenuos somos de alma,
¡tanto tiempo queriéndonos!
No puedo creerte, así no...
necesito que me hables,
a través de mañanas tranquilas,
en tardes de locura sin control...
La sensata idea de amarte,
en un mundo sin rencores,
suele ser una gran utopía,
hoy, que la soledad te pesa tanto...
Búscame cuando aprendas aquéllo,
te espero donde el mar y el cielo,
en la unión antártica, en la costa,
en tu piel, en tu llanto, en tus besos...

Sacha Grant.-

martes, mayo 20, 2008

Fue casualidad...


Te crucé y la mirada fue sencilla,
casi como miedo, incluso intriga,
eso fue lo que vi en tus ojos...
miedo, de estar perdiéndonos,
intriga, de saber que pasaría,
si te tomara para que seas mía...

Nos encontramos y fue todo paz,
en medio del frenético ritmo,
fuiste bálsamo en mi día...
quizá te llame y piense contigo,
o quizá deje que pienses tú sola,
y piense en tú mirada yo sólo...

Como tantas veces, fuimos dos,
en un mundo caótico y extremo,
dos apartados, embrujados...
por miradas que renacieron,
tras haber perecido en el pasado,
dos corazones resurgieron...

La sencillez, incluso tu palabra,
seguiste tú, como desencajada,
y no pretendo entenderte...
estás aquí, porque Dios te puso,
y contigo sólo es importante,
contigo, a tí, sólo vale quererte...

Vi temor en tus ojos, y temí,
encontrarte y que sea tarde,
porque lo que quiero es quererte...
te crucé, y leí entre líneas tú mirada,
leí tu vida, tus besos y caricias,
incluso tu sonrisa fue contemplada...

Sacha Grant.-

La mañana...


Así te pareces demasiado al ocaso,
eres negra como la nube,
y tienes el perfume del verano...
entonces un jazmín se relaja,
y vuelves a ser como las nubes,
y también como el calor de las piedras...
así te conozco, jóven llama,
iluminas con decisión el camino,
así te conozco, amor de mi alma...
el humo que sale de un cigarro,
el canto de un grillo acongojado,
eso es importante, eso es la calma...
y te pierdes en la magia de la mañana,
buscas el silencio, frenética soñadora,
ya todo creció, se ha ido con la mirada...
y renaces con la luna estipulada,
para cantar odas enmarañadas,
todo cambió y mi sombra me acompaña...
te busqué en gotas del océano,
para mojar mis ropas y mi cantata,
el sueño se escurrió y escruté tu mirada...
te buscaste en sueños de agua salada,
para reflejar tu vida y todo lo que amas,
y encontraste mi corazón en todos tus mapas...
¿qué has intentado hacer con la mañana?
i todo será como Dios lo mande,
incluso la alondra llorará desconsolada...
¿por qué has jugado con el sentir de la luna?
si sólo mandará el Señor, así será,
incluso la mañana se hará más pura...
¿acaso no has entendido la razón de los días?
que piensas que todo lo que haces es tuyo,
pero bien sabes, que la vida se convida...
así te pareces demasiado a la interrogación,
esta noche se envilece la soledad,
esta noche, se reinventa la canción...

Sacha Grant.-

lunes, mayo 19, 2008

Como siempre...

Eres la llama de un fuego antiguo,
y representas las sustancias,
el grito ahogado, por un recuerdo,
suave la palabra, agudo el llanto...

Eres la locura, una noche de verano,
y escarmientas los comportamientos,
una ternura justa, una lágrima alegre,
quisquillosa chiquilla, eso eres...

Eres la sonrisa congelada, ardiente,
y comentas la noticia a las estrellas,
lagos dragados por el surco de la muerte,
contemplativa mirada pendiente...

Eres la noche que pacífica duerme,
y te desplazas, bella durmiente,
entre silencios auguraste un futuro,
intempestiva crucial como siempre...

Eres los océanos que quitaron respiros,
y allí navego, ciego inconsciente,
demostrarás tu poderío, inhóspita, incrédula,
desconfiada como siempre...

Sacha Grant.-

sábado, mayo 17, 2008

Conclusiones arriesgadas...


Estuve pensando al respecto y noté,
concluí en lo mismo de siempre,
y estuve esperando las estrellas,
y amanecí junto al hogar, sonriendo;
encontré la vida a la vuelta de casa,
las formas de sonreír hoy,
noté también que crecí demadiado,
que el dolor, incluso el amor, todo se pasa...
estuve esperando chispas de luz,
que bajen de los cielos para llevarme,
y se cruzó la noche en mi camino,
y volvió la soledad, para llevarme...
encontré tus vestigios, desparramados,
quisquillosos secretos de la penumbra,
perfumes viejos, y cielos borrascosos,
ciego la luna, me condujo a la bruma.
te esperé y te vi, iluminada y viva,
clamabas por el abrazo que tuviste,
quizá llorabas, quizá lo lamentabas,
te esperé, y siempre lo supiste...
hoy es día de hallazgos, de vivencias,
el recuerdo ha quedado enterrado,
en noches rastreras, mañanas opacas,
el hoy es lo que importa, quizá algún día,
vuelvan las estrellas...

Sacha Grant.-

jueves, mayo 15, 2008

Indispensable...


Yo pensaba en algún tiempo que,
las personas nunca podrían llegar a ser indispensables,
y hoy me sostengo de tu perfume,
eres el recuerdo vivo, la palabra congruente.

También eres pensamiento claro en lo adverso,
como el agua que moja las costas, transparente,
una persona viva, llena de lo que necesito,
lo indispensable se hizo carne, eres aquéllo.

Presentí que te acercabas, esa noche oscura,
y dejé de lado las preguntas, y escuché,
y tú dejaste otras cosas, bien sabrás este día,
hoy se cierne la locura y desaparezco.

Amaneces enroscada a la luz de un nuevo día,
y te sorprende la suavidad de una caricia,
lo indispensable se ha hecho carne en mí,
a todo te pareces, incluso a la muerte, a la vida.

Lo necesario y todo aquéllo inmutable,
hoy se ha mudado el silencio y canta la alondra,
eres tú lo necesario, y bien sabes que,
te he extrañado, que te amo, hoy a cada hora.

Yo pensaba en algún tiempo extraño,
que las personas nunca podría llegar a entenderme,
y hoy, no es lo que pretendo de tí,
es tu sonrisa lo indispensable, sólo eso para vivir.

Sacha Grant.-

jueves, mayo 08, 2008

Los dos en oscuridad...


En un principio hubo frío,
desde el centro hastío,
pura y sincera nació la flor,
y presentí viejos adversarios;
hoy como ayer camino tuerto,
convido esperanzas y cielo,
anoche renací encendido,
copié tus labios, amé tus besos;
y se encogió la entrada,
de las almas conjuntas,
se estremeció suave tu cuerpo,
nos inundó ágil la bruma;
así sin vernos, en oscuridad,
así te toco, sin vacilar,
nos hemos encontrado extraños,
eso es bueno, no cambiará;
entonces me abrazas,
y se siente muy bien tú esplendor,
y se siente tú perfume con ello,
entonces te abrazo, mi amor...
nada ha cambiado desde entonces,
estamos sólos en el mundo,
contigo en oscuridad de bruma,
contigo en silencio profundo...

Sacha Grant.-

Piensas...


Piensas que todo será así, lejano,
que los cielos, serán del olvido,
que triste marcharán los silencios,
piensas que todo está perdido...

Luces de los cielos te señalaron,
vuelos estelares sincronizados,
en llanta anduvo mi corazón,
como los árboles deshojados...

Te extraño, piensas muy bien,
como antaño, siempre fiel,
esperé para decirte todo esto,
esperé tanto, tanto esperé...

Sacha Grant.-

miércoles, mayo 07, 2008

La luna me dijo...

La cara del silencio me ignora,
no importa, incluso hoy te elijo,
esta noche me cuidan las estrellas,
alegre y blanca, la luna me dijo...

Sacha Grant.-

martes, mayo 06, 2008

Simple...


¡Por Dios,
que eres belleza!
a veces eres simple,
y otras complicada,
pero quiero que sepas,
que más allá de todo,
hoy te amo...

Sacha Grant.-

Bajo las aguas...

Violenta luna de mayo,
tú sabrás hacerme justicia,
quiera Dios me encuentres,
que amanezca lluvioso...
porque en las aguas es mejor,
allí te ves más linda,
bajo la lluvia, sobre la tierra,
recostada sobre un caparazón;
aztecas tus ojos miraron,
relámpagos transplantados,
grises los pastos crecieron,
charcos fueron asesinados;
por pies que pisaron funestos,
espejos de las almas,
y crearon caminos sinuosos,
de caricias sobre tu espalda;
porque en las aguas es mejor,
bajo la lluvia te disfrazas,
allí te imagino, te reinvento,
siempre te encuentro más linda...

Sacha Grant.-

lunes, mayo 05, 2008

Tenerte lejos...


Se siente bien tenerte lejos,
suspendida sobre cielos borrascosos,
anulando el pensamiento,
belleza entre las montañas;
lo que amo, no tiene principio ni fin,
sólo se puede amar, extrañar,
y estás provocando la mirada,
bien lo sabes, algún día lo comprenderás;
suavidad de pluma, canto bajo,
es la armonía de los años sabios,
eres silenciosa, inacabada y grande,
eres alta, como los tallos...
de una gran flor en sus años,
eres transparente, como los aguas,
de un gran lago claro y espejado,
eres una despedida que se alarga...
lo vacío de sentir que te amo,
lo incompleto de una media luna,
una esperada y alegre nochebuena,
eres claro, mi caos, también eres la culpa;
se siente profano tenerte lejos,
incluso la lluvia cae hoy más fuerte,
te sienta bien la lágrima emotiva,
la alondra corrió igual suerte;
lo sencillo no tiene existencia real,
sabrás encontrar lo importante,
quiera Dios que despiertes a tiempo,
quiera Dios que quiera extrañarte;
la aspereza se hizo eterna,
caótico y sencillo escaparon los vientos,
salmones migraron al océano,
hoy quisieras, pero ya no siento;
una mirada que no mira,
cien besos que perecieron anoche,
las ingeniarás para encontrar abrigo,
sabrás perpetarte en cada noche;
se siente entrañable tenerte lejos,
como cada silencio que se completa,
con una palabra, o una sonrisa,
con la unión de almas, sóla, perfecta...

Sacha Grant.-

domingo, mayo 04, 2008

Corazones alados, pastos rezagados...



Silencios adormecen los jazmínes,
y blancas tormentas se deslizan,
son los días , son la felices horas,
son los llantos, marcas de la vida.

Tu jardín, morada de los ángeles,
rasantes pájaros volaron ausentes,
es la tierra de cada uno de nosotros,
el cielo abovedado, sonó crujiente.

Has pedido a mi cielo lo imposible,
a cenizas de volcanes intermitentes,
que arropen cada sueño de mi vida,
que nos den calor hasta la muerte.

Los volcanes seguros, despertaron,
y guardaron los secretos ardientes,
entonces has pedido más que nunca,
y renació casi todo lo pendiente.

No pidas perdón, tenemos merecido,
que los pastos hoy nazcan rezagados,
merecemos que el destino nos ampare,
el invierno llegue, y podamos amarnos.

No borrará, el viento nuestro perfume,
el aire que perdura, se verá empapado,
quizá la mañana encuentre su guía,
quizá doliente se encuentre aquél álamo.

Diré que te amo y también que te extraño,
que mi piel se desgarra si no la acaricias,
diré que te huelo y también que hay llanto,
que la vida se escapa, y el cielo se triza.

Dirás que el regreso es lo que queda,
y que las estrellas guían nuestros pasos,
sentirás por fin que el dolor es bueno,
si hay reencuentro, detrás de los astros.

Quizá los jazmines despierten hoy,
y una tormenta, razgue los arados,
quizá el campo sea parte de la historia,
y la música dibuje ardientes tus manos.

Quizá la suavidad de tu caricia me toque,
y renazca la belleza en mi espalda,
quizá un violín esboze aquélla melodía,
y salgan de mi corazón mil cigarras.

Quizá te reeencuentre tras la lluvia,
y pueda abrazar tu alma, tus ojos, tus brazos,
quizá una llama de amor viva escondida,
en nuestros corazones, tristes y alados.

Silencios que adormecieron jazmines,
gritos refulgentes quedaron atrapados,
ya no la ira, el dolor, tampoco la tristeza,
se llama amor, lo que hemos creado...

Sacha Grant.-

Vida de topo...

Cielos apagados por lluvias y centellas,
magia negra en tardes hambrientas...
Años de veda, vida de topo,
hoy encontrarás el sentido,
a millones de injusticias...
Silencio y caos,
amaneceres y negrura...
Cansada y satisfecha,
se escurrió la verdad,
en la espesura...
Te convertiste asi,
sólo, en felicidad eterna.

Sacha Grant.-

sábado, mayo 03, 2008

Anoche, fue noche...


Anoche, fue noche de tragos inquietos y taciturnos,
te he descubierto como siempre acostumbrada,
y bien lo sabes, eres aquélla flor de incienso,
que se vio, de aquélla manera, siempre amada;

acostumbrada, a magnitudes reales y enormes,
silenciosa, grito de augurio y desgarradora muerte,
cariñoso veneno que no puedo dejar ni desperdiciar,
dejo libradas caricias huérfanas a su suerte;

caminos de histeria, árbol jóven y flor solitaria,
te has columpiado, a ellos te has encaramado,
y te balanceas sonriente, amante, y feliz,
hemos hecho de esto una incógnita siempre;

me has acostumbrado a una calma increíble,
te he regalado cien años de luz y bien sabes,
que todo ha quedado sepultado, inerte,
y ha de revivir allí, donde empieza el mundo;

quizá la soledad te demuestre el perfume,
¡oh flor de incienso qué es lo que has reclamado!
me has regalado cien caricias que murieron,
a dosis altas de amor te has mal acostumbrado;

el comienzo se reinventa en apariencias,
y esta alma ha cobrado sentido en la palabra,
una hoja de papel, me dará algo para sentir,
una pluma, dirá que pasará mañana;

anoche, fue noche de amargos venenos,
de inquietantes capuchas, de duendes perversos,
y bien sabes, te encontré adivinando el futuro,
cautivando a la luna, seduciendo al cielo;

y te abarqué, intenté encontrar tu sello,
ya no había costumbre, ya no había un sentido,
te has deshecho de aquélla maña despiadada,
de sentir la locura, de matar lo vivido;

cien cicatrices de cien distintos días,
de años que se fueron como agua entre los dedos,
de incertidumbre profunda en las sonrisas,
cien años de amor y de soledad perversos;

hay una inspiración, de pensamientos ordinarios,
y un llanto que acostumbrado, se deshizo del cielo,
ha caminado el gorrión, y voló a tierras tranquilas,
enfermó de dolor el búho, en soledad murió quieto;

y hubo silencio donde cantó la vieja alondra,
frío de fuego, vacío de espacio sideral en el mundo,
hoy se quema la felicidad en una fogata vikinga,
hoy renace la felicidad en mi corazón, y te confundo;

anoche, la noche se dibujó en adicciones apagadas,
y se prendió de la cortina el cuello de mi querida,
en mi guarida he probado el sabor del incienso,
tu perfume se perpetuó para morir en el intento;

un grillo cantor, se aproximó a la cuna de mis años,
y me preguntó: ¿cómo vives en soledad?,
no supe que decirle, y me aferré a los recuerdos,
y le contesté: amando, así se vive en soledad;

convertimos el diálogo en una realidad tangible,
nuestras voces quedaron tapadas por la oscuridad,
interrogué cauteloso: ¿has visto los milagros?
el viejo grillo: "he conocido algo mejor, la verdad";

"¿qué es la verdad? si estoy dolorido" pregunté,
pues me encontraba quisquilloso y angustiado,
"la verdad es el más grande, tu propia creencia",
el mensaje llegó, y me encontré asustado;

anoche, fue noche de charlas con un viejo grillo,
de sentir tus costumbres encarnadas en mi,
de sentir tu cuerpo presente en los cielos,
y de tu alma rondando por doquier, cerca de mi;

bien sabes que cien años volverán a pasar,
que la tardanza se hace fiel compañera,
quizá un mañana, de pureza vuelva para siempre,
y tras una mirada luminosa, una centella;

anoche tu esencia se posó para siempre en mis cortinas,
y dejé de lado mis noches de hadas y escuarzos,
descubrí cada perfume, cada silencio, cada luz,
en estos túneles, en soledad, amando;

y te sientas, o te paras sobre el cordón de mi vereda,
un río de ilusiones te complementa vivo,
aquéllos jóvenes árboles te remontan libre,
y me alegro, me alegro de estar vivo;

he sido capaz de amar, en silencio y encendido,
contrariamente a lo ordenado por mi creencia,
pero ya no cobra sentido en mi alma,
poco a poco, eso que muere se llama paciencia;

la lluvia del pasado, todo lo ha cubierto,
tristes llantos, en charcos gigantes patalean,
porque las almas se han separado esta tarde,
tristes se mojan, las hojas otoñales muertas;

el ayer se ha llevado lo que quedó de las sirenas,
tu holograma vivo, parado sobre mi vereda,
el recuerdo de la caricia que se esfumó vive,
alegre fue arrastrado por los ríos de la tierra;

la música de anoche, venenosa se ha largado,
silenciosa y aturdida la oscuridad ha muerto,
fue llevada entretenida a una orgía,
con la melancolía, el dolor y la tristeza;

ha capitulado, el cielo negro junto a la mesa,
y mis paredes proyectan tus facciones princesa,
el mañana será en su totalidad incompleto,
sin tí, será de humo, de yeso o quizá de cera;

ha capitulado, y no se termina la palabra,
estoy recostado sobre la calma del beso,
me siento acostumbrado aunque soy conciente,
soy conciente, y a veces soy perverso;

anoche, fue noche de escultural sentimiento,
apagada la vela iluminó tu simpleza,
vivió muerta el alma escondida en mis cajones,
y maldita y completa se dibujó tú belleza;

he medido el amor, en pocas ocasiones,
y fue cuando encontré mi reflejo en aquéllo,
anoche, fue noche de sentimientos encontrados,
anoche, fue noche de ruidosos silencios;

lo he medido, y con ello te compliqué la existencia,
querida mía, no has aparecido en puntas de pie,
la delicadeza del veneno de anoche fue superior,
necesito de tu alma, sólo que me deje ser;

anoche me despedí, de la mirada que te pertenece,
del color que me regaló, la alondra en su ardor,
del canto de un viejo grillo que me entendía,
de la noche, de su brillo, incluso de tú amor...


Sacha Grant.-

Sólo bruma...


Me miro, puedo reflejarme,
los azulejos hacen bien su trabajo,
y no puedo ser yo, debo haber cambiado,
la noche se escondió, tras tu sabor;

y no puedes ser tú, quizá cambiaste,
y el cielo te consumió, reina, silenciosa,
que caminas por senderos blancos,
que tomas líquidos, ambiciosa;

el destino ha cambiado las rutas,
y caminamos sólos, entrelazados,
nunca te comprendí, y no lo pretendo,
no lo pretendo, y estoy pasado;

aquél reflejo, es tu reflejo,
y no puedo describir este frío,
quizá valga tu mirada en mi azulejo,
quizá amarte, extrañarte sea en vano;

y no podemos ser nosotros, no aún,
el día terminó, y estamos unidos,
todo se esfumó, incluso mi cielo,
mi vida, mi amor, mi cielo escondido;

el presente miró, y convidó mis luces,
ya el sol ha muerto, y renació la luna,
estrellas que penden de un paño oscuro,
eso queda de nosotros, sólo bruma...


Sacha Grant.-

viernes, mayo 02, 2008

Hay luna...


Hay luna en tu mirada,
un cielo de grandeza,
hay ciencia en tus palabras,
en tus besos experiencia.

Hay temblor en tu tocar,
una tristeza en tu dejar,
belleza en el otoño, simpleza,
sólo eso en el amar.

Y hay algo en tu contacto,
que me dice que serás,
la única mujer valiosa,
sólo tú, sólo tú serás...

Sacha Grant.-

Estrépito...


Puedo ver,
la fe, en tu mirada,
puedo sentir,
el dolor, en mi;
relajado, casi muerto,
es la oscuridad,
estrepitoso vacío,
es la verdad.
Puedo leer,
los mejores poetas,
también ahogarme,
puedo ver;
puedo cambiar,
sin morir, sin renacer,
llorar alegrías,
reír tristezas.
Puedo correr,
gritar libertades,
sin sentir culpas,
sin tenerte presente;
caminar sencillamente,
puedo amar en silencio,
morir cada segundo,
que sea todo perfecto...

Sacha Grant.-

Esperando.-


Te pareces a un sol encaramado,
al árbol de la vida, a una distancia también,
y te pareces a la flor de durazno,
que piensa es distinta, que siente estar amando;

te conviertes en sueños, en lejanía,
an un gran momento, en un caballo alado,
y te conviertes en mil noches acariciadas,
por tu recuerdo, que ha quedado gravado;

y en la simpleza, de un abrazo tímido,
sentir la muerte por adelantado,
te has convertido en lo que siempre has sido,
en belleza, en amor, en mi bien más preciado;

te pareces al farol, de un quincho alumbrado,
y eso es mi vida, por ti amparado,
eres lo que pasa, y no se completa,
eres lo pendiente, lo trunco, lo esperado;

te conviertes en la lucha, en el silencio incómodo,
en un ramo de flores, estropeado y roto,
y se que esperas, la vida que ha de aparecer,
y yo sigo aquí, sin más nada que hacer...

Sacha Grant.-

jueves, mayo 01, 2008

Han pasado años con la vida...


Han pasado años con la vida,
y horas con el tiempo,

puedo enfrentar mis conflictos,

sin caer en tus desvelos...


Quien pudiera adivinar,

el transcurrir del amor,

quién predecir, nuestras vidas,

quién predecir el amor...


Será el eterno, el que cuide,

de la palabra, la poesía,
ya no queda de mi alma,

fría se fué y está escondida...


Han pasado, aquéllas tardes,

de plaza, doble vía, de calor,

aquélla calma que hemos perdido,

ésta vida, y tú, son mi elección.


Quién pudiera adivinar,
lo que piensan tus silencios,
lo que sienten tus caricias,
lo que aman tus miradas...

Si yo sólo, únicamente te veo,

si yo sólo, te escribo una canción;

la soledad de tus llantos nocheros,
lo que has perdido, es tu color...

Y quien pudiera perdonar,

las inclemencias del destino,

no se perdona, sólo se entiende,

queda tiempo, nada está perdido...


Sacha Grant.-

martes, abril 29, 2008

No existen palabras en este mundo, capaces de describir lo que siento. No sé si ella me quiere y no estoy seguro de amarla... He caminado mucho con este sueño a cuestas, antes era la belleza de mis años, y hoy se siente el olor de su recuerdo. Suele aparecerse en esta melancolía y el silencio se rompe, el alma se convierte y un pájaro muere... para no cantar. Decir que me siento vacío sería peligroso, ¿Controvertido acaso? No lo sé... Hay una batalla entre mi y la costa que no alcanzo nadando... entre los cielos que puedo agarrar cuando estiro mis brazos, entre mis tierras que no soporto dejar... Lo solucionaré de aquí a un tiempo o sólo caminaré... El hecho es que se complica amar a la mujer correcta...

sábado, abril 26, 2008

Desde ese momento...


te desprendiste una vez, de las aguas,
imitaste todo aquéllo que pudo hacer que te quiera,
y amanecí amándote, sin condiciones;

y como todo lo que se desprende de ti, o tu alma,
es puro, aunque a veces demasiado, que da miedo,
entorpecí cualquier sentimiento por años;

lleno de tu vida, reprendí a las estrellas,
que consteladas en la noche se enfurecieron,
nació entonces, un sueño inabarcable, tu amor;

como todo lo que se unió a mi vida en ese momento,
como todo lo que pudo hacer que te quiera,
como todo lo que hoy hace que te eche de menos;

y se diluyó en el manto de la noche, aquél sueño,
un sentido me permitió encontrarte en soledad,
llorabas, y llorabas más, mirabas con los ojos cerrados;

y me gustó tu pretenciosa visión sobre el mundo,
sedujiste aquélla energía misteriosa, aceptable,
y continuaste llorando, nunca entendí por qué...

sin embargo me gustó tu forma de soñar despierta,
de hacerme reír en las tristezas, y de encontrar el sentido,
el llanto comenzó a cesar, pero leve continuaba;

le has agregado belleza al cuadro de mi vida,
en repetidas ocasiones te quise más de la cuenta,
pero entonces no sirvió, el ocaso dominó a la razón;

quizá por eso te quiero, no lo he pensado pero quizá te ame,
de hecho la luz de la mañana ha llegado hasta mi cama y sólo,
en soledad auguré un final catastrófico para la jornada;

es que de aquél tiempo, ha vuelto el olor a melancolía,
cuando te aparecías envuelta en ropajes distintos,
de los que hoy te cubren, los perfumes han desaparecido;

hoy eres soledad pura, en días que han de morir,
vaticiné la locura de las gaviotas, en puertos acostumbrados,
pronostiqué peor tiempo para aquélla tormenta que me quiere poner de malas;

hoy soy una especie de animal, que pretende aprender,
a hablar con tus silencios, a sentir con tu negación,
no soy una sombra, soy real como cada uno de tus besos;

aquélla vez te desprendiste de las lluvias, y no quedó otra opción,
te amé, con profundísimo amor, sinceramente,
sólo quedaba conocerte, pues ya te amaba...

Sacha Grant.-

Antes de partir (The Bucket List Critic).-


"Inclusive ahora, creo que no entiendo como se vive una vida". Una de las frases más repetidas y llenas de sentido en este film que tiene como figuras estelares a dos gigantes de la actuación como Jack Nicholson y Morgan Freeman.
Creo que pocas películas pueden dejar una enseñanza semejante. Vivir, ¿Vivir por qué? ¿Vivir para quién? ¿Para qué estoy en la tierra?

A lo largo de la trama vemos la transformación de Nicholson encarnado en el pellejo de Edward Cole, un frívolo dueño de una cadena de hospitales, casado y divorciado cuatro veces, con una fortuna incalculable y que de la noche a la mañana se entera de que tiene un cáncer terminal. En el hospital donde lo internan -su propio hospital- conoce a su compañero de cuarto, Carter Chambers, un mecánico enamorado de Dios, marido y padre ejemplar, interpretado por Morgan Freeman, que a manera de ángel de la guarda de Cole, marca el poco camino que les queda por recorrer a ambos.

Se me vienen varias ideas a la cabeza y es complicado entender como una película puede provocar escalofríos, piel de gallinas, en fin, lágrimas de emoción. Es notable, como una simple película puede hacer que tomemos conciencia de lo importante que es "vivir".

"Cuando Cole se enteró de que iba a morir pronto, vivió esos últimos seis meses, mucho más de lo que vivieron muchas personas en toda su vida", Freeman dixit. Uno de los pasajes más importantes de la película, es cuando Chambers y Cole están sentados sobre una de las grandes pirámides de Egipto y Cole cuenta su historia -para los que no la vieron, no revelaré-. Es en ese preciso momento, donde Chambers se propone cambiar la vida de Cole, aún sabiendo que él mismo, en poco tiempo moriría. Chambers era un hombre feliz y lo único que le quedaba por hacer, era lograr que Cole también conociera la felicidad.

La enseñanza, encontrar el sentido a estar vivo. Pocas veces podemos ser felices con lo más simple que es amar y sentirnos amados. Ser felices y hacer felices a los que nos rodean, esa es la tarea o debería ser la tarea del hombre. El desprendimiento de sí mismo en pos de la felicidad de los demás, es lo que Freeman nos deja como legado en este film.

Cada vida es un mundo y -gracias a Dios- muy distinta a las demás. Yo tampoco entiendo como se vive una vida, supongo que debe trabajarse en ello día a día, gastándola, riendo, cantando, corriendo y gritando. Creo que lo peor que puedo hacer es ser egoísta y mezquinar mi vida, quedarme cómodo creyendo que estoy salvado.

Gracias a Chambers, Cole aprendió a ser feliz los últimos seis meses de su vida. Chambers también me enseñó que hay cosas más importantes que pretender ser rico o exitoso. Chambers cumplió su tarea.

Sacha Grant.-

viernes, abril 25, 2008

Lo que nos queda...

esta noche te describió la oscuridad,
la ternura de las nubes, la imaginación.

y quise aprovechar el momento, echarte,
pero insistes, sólo tú, eres mi canción.

mi poesía de años, en que pude amarte,
de horas de pensar, en ausencia de acción.

y es lo único que queda, despertarme,
o continuar dormido, sólo bajo coacción.

y eres lo único que queda, mi reacción,
esta noche en que queda sólo, amarte.

mi poesía, mis letras, el arrullo y un gemido,
con todo lo que tengo, sólo, extrañarte.

en medio de la historia, tu voz en soledad,
con todo lo que te falta, sólo, despertarte.

Sacha Grant.-

Indecisión...


Eres la inspiración, de los astros la vida,
cuelgas de los cielos indecisa, cubierta,
eres la causa del girar de los años,
quisiera sentir la soledad en tu piel.

Mas las estrellas se complotan, y llegas,
hasta límites insospechados, abarcas,
hay una leve brisa que ablanda lágrimas,
las horas se diluyen, que insensato dolor.

Y eres los silencios que hablo, la caricia,
te comportas como la ternura misma,
eres una mañana de felicidad infinita,
consteladas noches, el mismo naufragio.

Pendes de cada sueño, dulce, intermitente,
el calor de las almas se manifiesta,
entonces ocurre, descubres la verdad,
y te pareces a una caricia amplísima.

Eres el calor, la lucha de mis acciones,
lucho por cada día que pierdo y no te tengo,
y no te tengo, mas no muero en soledad,
vivo, para renacer cada noche con tu cuerpo.

Sacha Grant.-

jueves, abril 24, 2008

El columpio.


Te columpias por techos alborotada,
sobre rosedales, amando las horas...
y dibujas con una sonrisa el camino,
y un viejo y solitario grillo rezonga.

El columpio traspasó los tiempos,
allí estuviste, contemplando silencios...
y te busqué, en bosques de almendras,
te busqué, y pude morir en el intento.

Y han cambiado los hechos, si,
y nos miramos en el espejo del cielo,
¿Has llorado mi ausencia? ¿Me odiaste?
yo mucho a tí, pero hoy te quiero...

La belleza de tus ojos, una mirada,
eres el sello de todo, en las noches,
te he seguido, harto feliz y ambicioso,
incluso hoy, que siento todo se pierde.

Te columpias de los techos altos,
lo has hecho desde que el mar es mar,
y te quisieras aferrar de mis brazos,
y yo sólo, pretendo escuchar...

Sacha Grant.-

sábado, abril 19, 2008

Inocencia...

Más vale que te encuentre,
sino he perdido el tiempo,
perderé también la calma,
mi alma sólo será viento...

Deberé gastar recursos,
entrometerme, en tí,
serás mis sueños, lo serás,
sabrás, reflejarte en mí...

Conviene encontrarnos,
que se funda la conciencia,
también la vida, el deseo,
porque te veo, tú, inocencia.

Inocencia... inocencia...

Sacha Grant.-

miércoles, abril 16, 2008

Salvajes...




Un malón de graves recuerdos,

eso y mucho más se aproxima,

lo grave es belleza cuando amo,

lo próximo, lo pasado, la cima.

Nubarrones se disiparon ayer,

la caridad de tus ojos, el verdor,
espejos de agua crecieron allí,
bajó la mar, todo, todo se llevó.


Hemos hecho preguntas, varias,

de tiempos que no corresponden,

hemos hecho el amor, salvajes,

donde muchas horas se esconden,


Allí, en tu corazón, en tu cuerpo,

donde la conexión sé, es segura,

donde caballos blancos duermen,

allí, enaltecida sobre la espuma.


Malones de silencios que ríen,

felices pasajeros de un pasado,

en la gravedad de un recuerdo,

felicidad vendrá en estos años.

Sacha Grant.-