Follow by Email

miércoles, octubre 31, 2007

Una vez más...



Pequeñas apariciones,
en segundos perdidos.

Bajo un sol amarillo,
Se queman las canciones.

Renace aquellas sensación,
ya no más desesperación.

Renace la concordia,
renace aquella canción.

Ya me encuentro,
esperándote, una vez más...


Sacha Grant.-


martes, octubre 30, 2007

Acercamientos...


Se acerca el sol a la luna,
como las nubes al silencio,
como mi rostro al espejo,
duerme la muerte en la bruma.

Y despega la verdad,
renaciendo en la espesura,
eres así mi locura,
eres para amar.

Se amontonan los sueños,
cada verso se transforma,
eres cada una de las cosas,
que producen mis desvelos.

De esta manera, nos conocemos...


Sacha Grant.-


Hoy hay...



Hay cielos de color azul,
por donde marcha la vida,
amaneceres dorados,
y noches dormidas.

Hay una luna en su belleza,
aparente compungida,
un grillo cantando incensante,
en una dulce melancolía.

Y amarillas gaviotas,
que vuelan confundidas,
un océano de flores,
y lágrimas comprendidas.

Hay corazones eternos,
que morirán con la lluvia,
una efímera locura,
en ella nos perderemos.

Hay un por siempre,
y allí descansaremos,
se sabe te quiero,
sobre la luna dormiremos...


Sacha Grant.-


lunes, octubre 29, 2007

Mujer...



Mujer,
de silencio caótico,
de sonrisa cautiva,
tus besos narcóticos.

Mujer,
llamas al pasado,
y sin darte cuenta,
te escondes...

Mujer de los años,
de semblante tranquilo,
de perversa belleza,
de incesantes latidos...

Mujer de corazón,
de tardes grises,
de abrazos pendientes,
y fuertes matices...

Mujer que siembras,
lo que Dios unirá,
que mi alma te corresponde,
por siempre al más allá...

Mujer de versos,
de potencial dulzura,
de ternura inacabable,
seremos eternos.

Mujer...


Sacha Grant.-


viernes, octubre 26, 2007

Puedo...



Puedo escribirte,
y sentirte ausente,
amarte silenciosamente,
y respirar tu perfume...

También escuchar,
aquel grillo cantor,
cantando su dolor,
mi alegría apagar.

Y puedo sonreírte,
tocar el piano,
con miradas alejarme,
apagarme por años.

Abrazar tu cuerpo,
sentirte mia,
ser un espía,
ser eterno...

Puedo recoger,
tus besos silenciados,
tu semblante apagado,
avanzar, retroceder.

Y puedo mirar,
y puedo respirar,
ser tuyo por siempre,
y cuando valga la pena.


Sacha Grant.-


miércoles, octubre 24, 2007

Te puedo ver...





Te puedo ver, iluminada,
y así iluminas mi camino.

Te pareces así, al destino,
de mi alma, de mis sentidos.

Y te puedo ver, adormecida,
te siento distinta, comprensiva.

Las cadenas del tiempo,
fueron rotas, eran de tiento.

Y los ojos se abrieron,
sólo, a causa de tus besos.

Y asi te veo, una vez más,
te sonríes, una vez más...


Sacha Grant.-


sábado, octubre 20, 2007

Quererte...



Quererte es complicado,
más que pretender entenderte.

Esta tarde en soledad,
estallan los sentidos.

Hay lágrimas del corazón,
hay silencios perdidos.

Caminan los pasos,
por senderos y caminos.

Los latidos del corazón,
mueren en los recovecos.

Y me convierto en la razón,
de cada uno de tus besos.

Hay abrazos desamparados,
y caricias fuera de su lugar.

Hay un susurro memorable,
en mis oídos abandonados.

Y hasta tu frase más vulgar,
se hace incomparable.

Hay soledad y un candado,
cenizas de todo lo pasado.

Y renaces tímida,
no sabes jugar el todo.

Te mueres por aquél beso,
echas de menos aquél beso.

Pero hay mucho orgullo,
algo te frena mujer.

Y es que sin querer,
lo hemos notado.

¿Por qué te he querido tanto?
¿Por qué te he de querer?

Si todo ha quedado tapado,
si ya no tengo qué perder.


Sacha Grant.-



miércoles, octubre 17, 2007

En mi terruño...




Vivo en medio de luces,
de sonoras noches,
miro la sombras oscuras,
me elevan las cruces.

Sé, que has marchado,
has pasado por aquí,
que ese perfume te delatará,
hasta que tenga que morir.

De cuando en cuando te veo,
echando mano a los fuegos,
acariciando los destinos,
a veces echando de menos.

Queda la certidumbre,
de tu paso por aquí,
de una vivencia exacta,
en mi terruño, aquí.

Vivo pensando en tí,
encaramado a los sueños,
endilgado a la cumbre,
hasta el fin de los tiempos.

Vivo en medio de luces,
que he de transportar,
hasta que duela y arda,
hasta que llegue tu mirar.



Sacha Grant.-




domingo, octubre 14, 2007

Puente...




El cansancio de los cielos,
hablo con los cielos,
me han contado el secreto,
me han recogido en silencio.

Y los cielos se mueven,
en confortante amanecer,
se desarman a las miradas,
se marchan sin volver.

Cielos de paranoia,
de conjeturas persistentes,
mañanas en incógnita,
cielos de muerte.

Bajan nubes,
se elevan los sentidos,
emergen las ballenas,
entre puentes levadizos.

Se juntan los cielos,
con un suelo amarillo,
renace un interrogante,
que no has respondido.


Sacha Grant.-



sábado, octubre 13, 2007

Conversión...




Te conviertes a la noche,
desapareces, te escondes,
hay nubes encendidas,
de un brillo, de una luz.

Es la palabra de los sabios,
que se quema en el mundo,
en la fogata de los sueños,
en un azul, muy profundo.

Centenares de estrellas,
que caminan hermandas,
por un algo que las une,
preciosas, encantadas.

Cielos grises, trizados,
un hada madrina hipnotizada,
brujas que se empujan,
un mago que las espanta.

Noches de noches,
acicaladas las montañas,
rascacielos del imaginario,
mi alma te acompaña.

Diversión de los días,
comprensión acabada,
este noche te escribo,
en la bruma enamorada.

Desnudas la palabra,
espío tus sonrisas,
cambias el color,
cambias el dolor.

Nos convertimos...


Sacha Grant.-


viernes, octubre 12, 2007

A la vez...




Espero conocerte,
y a la vez no quiero.
Añoro la muerte,
y te espero.
Espero los silencios,
y a la vez el caos.
Vivo enmarañado,
camino por los muros.
¿Dónde estás?
cielito lindo,
¿Dónde amás?
porque sigo perdido.
Sucedió aquello,
y a la vez esto.
Que estás lejos,
y no te veo.
Sigo corriendo,
desde hace años.
Y a la vez,
me escapo.
Los tiempos de Él,
no son los míos.
Hay comprensión,
por eso voy sereno.
A la vez duele,
pero estoy tranquilo.
Escucho los océanos,
por Dios, te veo.
A la vez te presiento,
pero no me ilusiono.
Amanecen las montañas,
todo lo abandono.
A la vez te quiero,
en mi corazón.
Pero no quiero heridas,
ya no dolor.
A la vez callo,
y te susurro al oído.
Algo recorre mis venas,
ya no estoy perdido.


Sacha Grant.-


jueves, octubre 11, 2007

Comienzos...

Desde el comienzo de la existencia, transitamos los silencios del alma. Son aquéllos que sirven para acallar el caos interior.

También obedecemos al corazón, tomamos decisiones que cuestan, elecciones que duelen, opciones que forjan el espíritu.

Hay compromisos que de veras marcan el carácter; hay momentos de la vida importantes. Y eso suele pasar a menudo, sólo sucede que no sabemos darnos cuenta de ello.

A veces estamos ciegos, no vemos más allá de lo evidente.

Con el pasar de los años, he aprendido que duele crecer; pero vale la pena. También duele amar, y sufrir por lo querido; pero es lo que hace, que todo cobre sentido. Amar es sufrir, sufrir es madurar, madurar es crecer.

En el transcurso de los días, intentamos aprovechar cada segundo. Nuestro intento cae en saco roto, y viene la desesperación. Hoy haré lo imposible por encontrar sentido al tiempo, al espacio, al color de los árboles.

También seré, de esas personas que caminan por los parques en soledad, con sonrisa calma, y con tranquilida pasajera.

Veré los pájaros volar, las aguas manar de las fuentes, el mecer de los árboles refugiando a las gitanas. Plaza Italia...

Llenaré mis pulmones de aire limpio, de pureza, de olor a jazmín. Y aguardaré que el amor se junte con mis esperanzas inquebrantables.

Podré morir tranquilo cuando realice mis tareas, mi servicio a los demás.


Sacha Grant.-

lunes, octubre 01, 2007

Hoy no se...




Hoy no sé,
cuánto hay de cierto,
en esta tarde,
que siento te quiero.

Tampoco sé,
de aquéllos cielos,
de rojizas nubes,
y anaranjados destellos.

Sé que me encuentro,
dormido, desencajado,
sé que te espero,
todavía, anulado.

Y es que todo duele,
como si fuera el infierno,
todo me quema,
aquí, en el pecho.

Hay algo que me dice,
que se pega a mi alma,
hay algo que se pierde,
siempre suele ser la calma.

Se mezclan los sentidos,
en una despedida te veo,
sonriente con lágrimas,
en un abrazo aún más tierno.

Y necesito recordarte,
como lo hacen los océanos,
desde aquí hasta los confines,
desde tu boca a sus besos.

Y tampoco sé,
como pensarte,
lo único que puedo,
es extrañarte...

Y espío,
por las rendijas de los sueños,
el hastío,
que dibujan los cielos.

Hasta el fin,
intentar comprender,
intentar aprender,
de qué se trata vivir.

Hoy, esta tarde,
de lluvia incipiente,
de grises tonos,
de una palabra pendiente.

No sé descubrirte,
no intenté amarte,
se acerca la soledad,
y puedo escrutarte.

Puedo mezclar,
los mares y la tierra,
y sentir como te acercas,
aún, con más fuerza.

Pero no sé,
lo que guarda el destino,
y no sé de veras,
cómo descubrirlo.

Si descubro cada día,
como cantan las tardes,
y como bañan las costas,
en mi cabeza los mares.

Si descubro cada noche,
el baño de la luna,
y como vuelven los recuerdos,
de aquellos días en mi cuna.

Si revive la caricia,
de mi infancia dormida,
el beso de mis padres,
sentir mi vida viva.

Y todo renace,
a cada segundo,
todo se mece,
ese, es mi mundo.

Sacha Grant.-