Follow by Email

jueves, mayo 31, 2007

Recuerdo...




Recuerdo el color,
de tus ojos,
la paciencia,
los sollozos...

También recuerdo,
los grises cielos,
los pensamientos,
el olor de tu pelo.

Cuando me abrazabas,
mi corazón apañabas,
la soledad se iba...
el sol asomaba...

Hacia la mañana,
hacia el ocaso,
las estrellas,
el eterno descanso.

Recuerdo tu sonrisa,
los celos, los momentos,
cada silencio conciliador,
cada palabra en cada beso.

Así te recuerdo,
así, sin miedos,
hoy te escucho,
hoy te presiento.


Sacha Grant.-

martes, mayo 29, 2007

Olvidadizo.-



Olvido, a mi vuelta,
tus ojos, su mirada;
el estar enamorado,
del mar de la mañana.

Olvido también,
todo el pasado,
amanecer abrazado a tí,
incluso haberte amado.

También olvido,
las caricias del viento,
olvido las marcas,
los latidos de tu pecho.

No me dejes olvidar,
no lo hagas mi vida,
echa de menos mi beso,
encuentra mi alma perdida.

Porque así olvidaré,
los ocasos en la bahía,
los abrazos y tus risas,
los sueños, las caricias.

Olvidaré sin tí,
como olvidan las estrellas,
sin su luna, sin su sol,
así, olvidaré, en mi desazón.

Olvidaré la noche,
los cielos cubiertos,
y tus palabras,
ahogadas en un mar muerto.

Sólo, olvidaré,
amante de la soledad,
contigo olvidaré,
mas no la verdad.

No me dejes olvidar,
no lo hagas,
que hoy te necesito,
que hoy te quiero amar.


Sacha Grant.-


lunes, mayo 28, 2007

Hoy, como ayer...

Hoy, como ayer...
te quiero mucho.

Y también veo,
como te pierdes,
como me destruyes.

Con tus ojos,
con tu pelo,
así, de esa manera.

Hoy, como ayer...
sigo queriéndote.

Así de estúpido soy...

Sacha Grant.-

sábado, mayo 26, 2007

Quiero regalarte...



Quiero regalarte,
mis dolores,
mis alegrías,
las acotaciones demás,
¿y por que no?
la mentira y la verdad.

Entre esas cosas,
están mis risas,
todo aquello que espero,
y todo lo que he de perder,
también lo que amo,
mi facultad y mi deber.

Pero quiero regalarte,
mis brazos,
para cuando haya frío;
mis pasos,
para caminar juntos;
mis ilusiones,
para compartir el futuro;
mis versos,
para amarte de forma sincera;
y por sobre todas las cosas,
mi corazón...
para el resto de la eternidad.

Quiero regalarte,
mi afición por el chocolate,
y mi alergia a la pimienta,
cada verso de Neruda,
¿y por qué no?
el amarte... mi locura...

Regalarte, es vivir,
y morir por siempre,
amarte es revivir,
lo que perduró inerte...


Sacha Grant.-

viernes, mayo 25, 2007

Nuestro lugar.-



Nuestro lugar,
de acecho para el silencio,
cuando consideramos,
sólo, amarnos.

Todo se transforma,
la cordura en locura,
no existe seriedad ni norma,
amarte es así, sin límites.

En nuestro lugar,
el abandono del cuerpo,
las charlas con el alma,
el sentimiento sereno.

Nuestro lugar,
se llama Kaós,
por el resto,
allí te espero.

Amarte,
es simple,
tanto,
como abrazarte.

Y los ríos de pasión,
en nuestro lugar,
llevarán color,
y nos podremos amar.

Por siempre...


Sacha Grant.-





jueves, mayo 24, 2007

Así eres...



Así eres,
la mayoría del tiempo,
invernal, fría,
causas, lo inexplicable en mi.

Y de esa manera,
también,
eres la belleza,
y así lastimas.

Has olvidado,
lo fundamental,
lo ineludible,
mirarme a los ojos.

La misma indicación,
cuando estés al amarme,
y en tu ausencia,
correré a resguardarme.

Porque eres,
invernal,
porque eres,
fría.


Sacha Grant.-

miércoles, mayo 23, 2007

Te haces notar.



Te haces notar, por tus ojos,
y tambén por su mirada,
mas no importan los besos,
es que hoy te veo sola, abandonada.

Y te conviertes,
en pura soledad,
en la palabra exacta,
en el abrazo de verdad.

Extrañada belleza,
piedra preciosa,
convertida en diosa,
una vida perfecta.

Te haces notar,
sóla, sin decir palabra,
hasta tu mirada,
sólo ella, para amar.

Y echando de menos,
esperando tu llegada,
es que hoy, esta noche,
mi alma, sin tí, se apaga.


Sacha Grant.-

martes, mayo 22, 2007

Por vez primera en años...



Por vez primera en años, hoy te extraño;
y no es que me encuentre tan solo,
es que de veras te echo de menos,
esta noche, en que nada pasa inadvertido.

Y es tan simplemente tonto no amarte,
que veo sin querer ver que lo hago,
y que las estrellas me agitan desde el cielo,
a esperar tu voz, a sentir tus miradas.

Es la conciencia en estos años,
que me echa tanto a las oscuridades,
es la vez primera, que todo, incluso tu boca,
me llaman al silencio de los astros.

Entonces, aparece el comienzo,
la terminal vacía, la gente muerta,
las horas que se pasan velozmente,
los ojos del tiempo finiquitan su existencia.

Por vez primera en años, amaneces dormida,
bajo las aguas del descanso, sobre las piedras calientes,
dorada por un sol que nunca ha de morir,
amada por los pájaros, enfurenciendo las rompientes.

Por vez primera en años, los cielos se abren,
y la confesa parte de mi instinto te ama,
y te espera, esperando por algo de dulzura,
que encontrará seguro, en ti, mi alma.

Sacha Grant.-

lunes, mayo 21, 2007

Historia sin final...


Y yo trato de callarme, de mantenerme lejos tuyo, de no hacerte saber mi dolor.


Porque no tenes que saberlo...


Pero cuesta tanto, tanto... Es tan dificil verte, escucharte hablar, sentir como me acerco y vos te vas cada vez más lejos, y no poder abrazarte, quererte como antes, reirme con vos.. y al mismo tiempo me haces sentir una estupida por pensar que en algun momento... quizas algun dia... quizas...


Y claro que no va a pasar. Nunca. Nunca mas. Quizas nunca tendria que haber pasado nada de lo que paso. Quizas ya es hora de alejarme por completo. Dejarte ser. O quizas es simplemente esperarte, ver que sentis... que VOS mismo te entiendas, y sepas que querés para vos, que queres de mi... Que me entiendas, te entiendas... y te acuerdes de todo eso lindo que pasamos, esa historia...


Y me permitas salir a tiempo de toda esta historia. Nuestra historia. Historia con principio, pero con un final que todavia no fue escrito.


Besos


Anónimo

Fuego Sagrado.-




Hay allí, en ese fuego sagrado,
todo lo que necesito de ti;

Abrazado en la lejanía,
de los años perdidos.


Y también encuentro, consuelo,
en aquellos ojos que ardidos,
encendieron kilómetros de cielo,
sólo, por encontrarte conmigo.


En ese fuego sagrado,
se impacienta los labios;

Se desvanece la muerte,
y renacen los sabios.


Y también, de vez en cuando,
las almas desnudas finiquitan,
sucumben la existencia,
en frenesí alocado, crepitan.


Aquél silencioso fuego sagrado,
en que todo dormita;
En que cada árbol estriba,
lo grandioso de lo eterno;


Donde las almas unen sus deseos,
y los corazones exitan los versos;


Donde el fuego acrecienta los latidos,
allí, lo infinito, de cada beso.



Sacha Grant.-




miércoles, mayo 16, 2007

Hoy te quiero...




Hoy te quiero,
como las sombras a sus huesos,
como la hoja de lenga,
como la flor a su florero.


Y te extraño,
como la cabeza al sombrero,
exiliado en lo lejano,
como a su nido el hornero.


Te amo,
como pocos lo hacen,
y te puedo ver,
sucumbiendo al silencio.


Esperas por una señal,
de los años eternos,
de fantasmas que han pasado,
de besos que han muerto.

Y me tienes aquí,
guardando, desapareciendo,
amando las caricias,
de manos que se van yendo.

Apareces, y te marchas,
bajo la sombra del cielo,
en el gris de los mares,
en lo verde del deseo.

Y como sabes que te quiero,
te tomas tu tiempo,
mas la espera se hace larga,
y mi corazón ya no es terco.

El minuto que revive,
la noche que amanezco,
en las mañanas dormito,
sobre las uñas de tus dedos.

Y muere la desdicha,
para dejar nacer el sueño,
se cumple lo dicho,
y muere lo perverso.

Amas con la belleza,
de las palomas en los cielos,
besas con la dulzura,
de un 'te amo' verdadero.

¿Y qué significa amar?
si no lo muestras sin recelo,
¿O prometer morir por el alma gemela?
si no puedes padecerlo...

¿Qué significa para ti?
echarte tanto de menos,
¿Por qué estás renuente?
a sentir el dolor más pleno...

¿O sentir por ti,
no querrás saberlo?
que muero un poco más,
si no entiendes mi desvelo...

¿A quién cantaré?
si tú eres indiferente,
¿Quién escuchará mi latido?
cuando sucumba la muerte...

A tí te canto,
eterna sonrisa,
a ti te hablo,
alma mía...

Hoy te quiero esperar,
aunque sea por mañana,
y aguardar la vida,
vendrás... extrañada.

De que aún estoy aquí,
de que los silencios perduran,
de que no muere la alondra,
si no sólo de amargura.

Así como la alondra,
preciso de un ardor,
de esa vida plena,
morir, después del amor.

Yo te espero,
tú me esperas,
nada inacabo,
nuestra historia eterna.

Hoy, te quiero en soledad,
callado, en el fondo de mi alma,
hoy, subyace un latido,
bajo la tormenta de la calma.

Hoy, como un relámpago,
haré millones de luciérnagas,
para regalarte el candor,
la luz en las tinieblas.

¿Y que será del canto en la odisea?
¿O de la barca en las misiones?
he de llamar a las sirenas,
para que hagan realidad las visiones.

De que sólo sobrevive la soledad,
de que sólo crece la inocencia,
de que la vanidad alimenta,
la vida, el deseo y la inconciencia.

Hoy quiero aprender,
a cantar a las penas,
perder el miedo a sentir,
que muero por tu ausencia.

Pero hoy capté,
la verdad y su esencia,
viví para morir,
y encontrar la respuesta.


Sacha Grant.-

domingo, mayo 13, 2007

Por última vez...


Quiero que sea la última,
esta vez, la que te miro,
que escruto las distancias,
y mi semblante perece.


De esta manera, amanece,
también el hastío de los años,
y cada hoja de los árboles,
por última vez se despereza.


Y quiero que anochezca,
ver tus ojos alumbrando,
que tus manos acaricien,
sentir tus besos besando.


Por última vez, quiero amar,
por última vez, para siempre,
y quiero que seas tú, mi vida,
sólo tú, mis razones...

Sacha Grant.-

viernes, mayo 04, 2007

Así te ves...


Te ves como un sol de primavera,
como el color del amor te ves,
tal cual una noche de alta marea,
como el infinito te ves...


Te ves como la luz del océano,
omo el despertar del mundo te ves,
tal cual la pacífica cigarra,
como el silencio te ves...


Así, como mirar con el alma,
desnudas las caricias,
como el frío de los cuerpos,
que se unen para amar.


Así, el vagar de los pájaros,
del verano hacia el verano,
como el hastío del corazón,
en una noche serena te ves...


Te ves, y te desvelas,
reflejada en el espejo,
y sin ropas amansas,
la exitación que revelas.


Te ves como la noche,
como la paloma que atraviesa,
el silencio del mundo;
como el dolor del anciano te ves,
queriendo amar lo odiado,
sóla, señalando el rumbo...

Sacha Grant.-


miércoles, mayo 02, 2007

Te veo...


Te veo,
acorralada por el silencio,
asustada,
desencontrada.


Te veo,
y eres pura soltura,
rara dulzura,
y te pierdo.


Te pierdo,
en la inmensidad,
en la vanidad,
allí, te espero.


Te veo,
acariciando la luna,
ignorando la noche...
volando con el viento.


Y te veo,
como ven las estrellas,
como amanecen los mares,
con esperanza, te veo...


Sacha Grant.-