Follow by Email

jueves, octubre 02, 2008

Ocurrencias.


Hoy se me ocurrió escribirte,
algunos versos que aplaquen el vacío,
entonces surgieron tus piernas,
sumiendo mi mente a un gran peligro.

Escapé a la simpleza del delirio,
al incompleto deseo trunco,
fui más allá que las estrellas,
descubriendo, amando lo profundo.

Esta tarde supe encontrarte,
como viviendo, sonriendo otra vida,
amando un sueño, soñando despierta,
sólo tu canto, me salvó la vida.

Y se me ocurrió contarte todo,
salir de los recuerdos de hoy,
se me ocurrió conocerte, quererte,
mi querida vida, todo te doy.

También se me ocurrió insinuarte,
que la vida para mi, ha cambiado,
que no concibo la idea de no tenerte,
ojalá no ta hayas marchado...

No pretendo cambiarte,
como en mis sueños te veo,
sencilla, en una sola sonrisa,
tibia tu luz de mis cielos.

Comparto la idea de los astros,
seguirte hasta que termine mi sendero,
amarte es mi fin más próximo,
como siempre, echarte de menos.

Hoy quise escribirte corazón,
para decirte cuanto te quiero,
esperarte es como la mañana,
frío momento pasajero...

La noche vendrá sóla y en silencio,
contigo su perfume intermitente,
la dicha de la blanca luna,
un suave beso, un tierno "te quiero".

Hoy se me ocurrió amarte,
por siempre hasta el fin de los tiempos,
¡que buena idea he tenido!
mía tu mirada, tuyo mi ser entero...

Sacha Grant.-