Follow by Email

sábado, agosto 25, 2007

Maneras...




Hay formas de quererte,
más no de entenderte.

Hay formas de acariciarte,
sin las manos, sin perderte.

Hay maneras de sufrirte,
otras de dejarte pendiente.

Hay maneras de soñarte,
de abrazarte, de tenerte.

Hay modos de observarte,
de ignorarte y de escucharte.

Hay modos de besarte,
de sentirte y desnudarte.

Hay vías de acción,
y de omisión para aceptarte.

Hay vías de comunicación,
para que entiendas que quiero amarte.

Hay formas que conozco,
que son para demostrarte;
todo lo que te he soñado,
y que vale la pena esperarte.

Hay maneras de pensarte,
que son para contarte;
todo lo que te he querido,
aún antes de encontrarte.

Hay modos de explicarte,
que son para el corazón,
no para el entendimiento,
tampoco para la razón.

Hay vías de sentido,
que son para acompañarte,
para terminar esta poesía,
y sólo para amarte.


Sacha Grant.-

viernes, agosto 24, 2007

Formas...




Se avecina la tormenta,
y nada que pueda hacer,
con ella te acercas, sola,
dejas rastros, no los perderé.

Quisiera no quererte tanto,
perderte un poco más,
y que no duelas tanto,
te quisierta borrar.

Ojalá los astros se junten,
y tus ojos se cierren,
iluminaré mi camino,
no existe la suerte.

Hay destinos y destinos,
y mi voluntad para elegirlos,
tengo mis sueños y mi vida,
y mi Dios para dirigirlos.

Sin dependencias,
sin ataduras,
no es que duela,
no hay amargura.

Puedo volar,
encima de los mares,
y amar,
sin razones.

Así soy,
con el corazón grande,
y viviré,
y moriré,
para amar.

Así soy,
con el alma abierta,
y moriré,
y reviviré,
para abrazarte.

En la eternidad...


Sacha Grant.-

miércoles, agosto 22, 2007

Sólo cinco minutos...

Tengo cinco minutos,
y sólo unas palabras,
para decirte todo,
y todo es nada.

Escondes la mirada,
y transportas el sentido,
te escapas con la luna,
sin dejar vestigios.

Y es que tengo cinco minutos,
sólo eso para conquistarte,
esta noche te contemplo,
y ya no quiero esperarte.

Cinco minutos,
una vida entera,
dos cuerpos se confunden,
mi alma tienes priosionera.

Sólo bastan cinco minutos,
y el encuentro se hace eterno,
ya no hay conocimiento,
se hace lejano lo sereno.

Es que hubo un momento,
salvaje mirada, eterno recelo,
una presumida sonrisa,
un alejamiento eterno.

¿Te veré en el futuro?
¿O no habrá confabulación?
Los astros se juntarán
Para entregarte esta canción...

En cinco minutos,
de cielo inconquistable,
de sonrisa segura,
de muerte inevitable.

Hoy aún te espero,
para verte cinco minutos,
y decir lo que no pude,
en un sólo segundo.

La mirada lo dice todo,
la boca realiza los sueños,
las manos las caricias,
la fusión es de los cuerpos.

En cinco minutos,
en un solo momento,
es el instante mismo,
lo que se hace eterno...


Sacha Grant.-



martes, agosto 21, 2007

¿A dónde?



¿A dónde va tu mirada?
Si hoy está nublado...
Y todo se ahoga en el llanto,
Por la leche derramada.

¿A dónde va el silencio?
De millones de pájaros,
Si todo crece con los años,
Y todo termina muriendo.

¿A dónde nuestros abrazos?
Y todo lo perfecto,
Si somos perversos,
A pesar de amarnos.

Hacia la compañía,
Ese nuestro destino,
Un solo camino,
Ambos... en armonía...


Sacha Grant.-


lunes, agosto 20, 2007

Versos...





Hay versos, que se esconden de noche,
y se escapan a los besos corriendo al norte.

Hay versos que describen los cielos,
y versos que me hacen amarte,
hay versos distintos sobre ti,
y versos que me gustaría cantarte.

Hay versos, que me llevan a las estrellas,
y me dejan solo allí, para caer con las centellas.

Hay versos que quisiera recitarte,
y versos para mirarte a los ojos,
hay de esos para los que necesito hablar,
y otros para los que basta el despojo.

Hay millones de cantos, aquí en la tierra,
para reir contigo, sin que nada más quiera.

Hay versos que fomentan el dolor,
y versos para susurrarte a los oídos,
hay versos de inmensas caricias,
y de inolvidables momentos vividos.

Hay millones de cantos, allí en la luna,
para escuchar contigo, en medio de la bruma.

Hay versos que mueren con la noche,
y versos que nacen con un océano iluminado,
hay de ellos que me hacen esperarte,
y versos para sentirme acompañado.

Hay versos, escondidos en los corazones,
que están para darnos más razones.

Hay versos, que se escurren,
entre las manos de los solitarios,
hay versos que viven nutridos,
de los más grandes calvarios.

Hay versos y cantos, en tu alma mi vida,
sólo de amor, no para que te sientas comprendida.

Hay versos en el mundo más triste,
hay versos de consuelo en el viento,
felicidad que nace de los mares,
dos sonrisas que perduran en el tiempo.

Hay versos, de puntualidad increíble,
tiempo de sobra, para concebir lo inconcebible.

Hay versos en tu sonrisa,
y ternura en la mirada,
versos de amor verdadero,
que al morir dejan su marca.

Hay versos, muchos, varios de ellos,
que se acercan, para asemejarse a tus besos.

Hay versos realmente pacientes,
y de ellos que me hacen extrañarte,
hay versos que duermen con tu canto,
y que pretenden saber acariciarte.

Hay versos, y cantos de poesía,
de ellos, que te traen a mi vida.

Hay versos, simples, complicados,
y versos que captan la atención,
algunos que persiguen la noche,
para crear esta, tu canción.

Y versos que paren inevitablemente,
lo más inesperado, lo que estaba latente.

Todos ellos, te los regalo,
todos para ti,
ya no puedo guardarlos,
son demasiado sólo para mi.

Hay versos desparramados por doquier,
y yo perdido buscandolos en tu piel.

Estos versos, que hoy comparto,
contigo en esta tarde,
todos te los regalo,
son lo único que tengo, mi arte.

Hay versos en todos lados,
aquí y allá... y son tuyos...



Sacha Grant.-

sábado, agosto 11, 2007

En tu cuerpo...



En tu cuerpo, se cierne la caricia,
desdibuja la línea del paraíso,
te tengo cerca pero te extraño,
eres la belleza, causas mi delirio.

En tu alma, se juntan los cielos,
y nace la sonrisa más ardiente,
se junta cada uno de los besos,
y sólo tú, me quedas pendiente.

En tus sonrisa está lo que amo,
en tus ojos lo que me puede,
de esta manera seguiré,
amandonte, sólo y en silencio.


Sacha Grant

jueves, agosto 02, 2007

Aprendizaje...



Debería aprender a verte,
a saber todo de ti,
Aprender a esperarte,
cuando todo lo perdí.

Aprender que sonríes,
con solo un abrazo,
y que sufro demasiado,
cuando viene el ocaso.

Ya quiero aprender,
a amar nuevamente,
a sentir el beso regente,
ya no quiero perder.

De tu boca a los dedos,
de años a segundos,
se fusionarán los mundos,
sin perder más tiempo.

Al fin del invierno,
nacerá cada momento,
increíble desprendimiento,
de recuerdos eternos.

Hoy quiero aprender,
a amar nuevamente,
a sentir el abrazo,
no hay nada que temer.

Esta noche quiero ser,
una persona especial,
y quiero pensar posible,
saberme capaz de amar.

Sólo eso quiero...