Follow by Email

viernes, diciembre 28, 2007

Gloria...



Los diluvios se aproximan,
veredas mojadas de sueños,
hay intermitentes sonidos,
hay corazones caminando...
Calles de oscuras noches,
grillos cantan a la gloria,
la soledad se apodera de mi,
y nos encontramos, asi es...
La distancia, momentos,
hoy emprendo la marcha y tu,
emprederás tus senderos,
quizá nos veamos al regreso...
Hay caricias rodando por aquí,
sonrisas recolectas y vives,
los dolores se esfuman pronto,
y asi nos encontramos...


Sacha Grant.-

jueves, diciembre 27, 2007

Hoy si...



Hoy si te encuentro, eres sencilla, belleza...
nunca lo pensé, de veras, que tu abrazo me envolvería,
también eres el silencio del alma, la sutilidad de la caricia,
el color de los pasos, la sombra de un pájaro...
Esta tarde te veo, me envuelves con tu pelo, salvaje,
tu piel, eres los cielos, la ternura, un ángel,
nunca se me ocurrió, lo simple de una mirada,
el calor de los cuerpos, las sobras de mi corazón...
Juntas por las noches, tus manos con las mías,
te encuentras con mi alma, y amo verte así,
también cuando sonríes, y corres con locura,
la caricia de los años, crecer contigo...

Sacha Grant.-

miércoles, diciembre 26, 2007

Auroras...


El rosado cielo me acoje,
la aurora boreal, ausente,
verdes los aires se chocan,
hacia mares, hacia vientos...

Los restos se mezclan,
con océanos de fuego,
cimientos de la noche,
tus ojos sinceros espero.

Belleza de los años,
que aún terco siento,
y busco, y aguardo,
caminando, sonriendo.

Matices de la noche,
empapada y oscura,
pescando en tus ríos,
he perdido la cordura.

He ganado locura,
de echarte de menos,
de tanto en tanto miro,
vuelo, solo vuelo...


Sacha Grant.-

sábado, diciembre 22, 2007

Mi paraíso.-


Me concentro en el tiempo,
el pasar de rayos que vinieron,
en rostros de una luna sin luz,
converso con charcos de tristeza.
La respiración de las nubes,
me mantiene vivo y encendido,
astros que han de seguir su rumbo,
el tumbo de las estrellas vendrá.
Y la forma de comunicarnos,
incluso el tierno beso será,
lo que nos una en un destino,
tus manos vengarán la soledad.
Una sana locura se apodera de mi,
y hay una sabia inconciencia aquí,
es todo cuanto te puedo dar hoy,
más alla, de todo mi sentir.
Hoy vivo en otro mundo,
mi límite es tu sonrisa,
mi sendero es tu perfume,
mi paraíso tus caricias.

Sacha Grant.-

viernes, diciembre 21, 2007

Me gusta...

Me gusta tus ojos,
tu cuello y su perfume,
la caricia de tu pelo,
el color de tu piel...
Me gustas mucho,
y es increíble el beso,
la señal de tu boca,
tu corazón escucho...

Sacha Grant.-

martes, diciembre 18, 2007

Destinos...


Como la luna de noche,
velaré por tu descanso,
conversaré con las horas,
veré, pasar los pasos.

Pensaré, mucho mucho tiempo,
y me daré cuenta de todo,
amaré estar vivo y contigo,
te amaré a ti, por lo pronto.

Pasarán sombras de misterio,
quizá deje pasar dulces besos,
quizá te encabrones conmigo,
y tus brazos se aparten perversos.

Pasarán la dicha y el favor,
y encontraré el lento vacío,
se mancharán los cielos,
me encontraré sólo, conmigo.

Los mares verán todo,
y cuánto más verán morir,
serán testigos del amor,
y de que amar implica sufrir.

Las estrellas de cada cielo,
el sol, amigo de la vida,
hoy te verás abrazada a mi,
tras tantas horas perdidas.

Esta canción, este poema,
todo crece y se transforma,
débil la noche fermenta,
en vinos de una noche amorfa.

Sacha Grant.-

lunes, diciembre 17, 2007

El destino...


Esperando la respuesta,
los años se vinieron encima,
y escuché los corazones venir,
también, los colores nuevos.

Está aquél perfume volando,
como cuando viene el deseo,
como cuando vuela la alondra,
así pues, encantadora te veo.

Las mareas suben, alta tierra,
harto esperanzado te espero,
eres como la luna, altiva,
también vuela tu sombrero.

Se manchan los cielos de amor,
se echan de menos las estrellas,
te asemejas a la mirada perdida,
vislumbro un miedo a perderlas.

Tardes de fuego a lo lejos,
se manifiestan las proezas,
buscando signos por doquier,
descifrando, crecen las certezas.

Las miradas de la lluvia,
alumbran, más allá de mi lado,
tú alumbras toda vida,
quiero tomarte de las manos.

Escapar de las sombras,
encontrar el camino,
porque estaremos juntos,
pues, es sólo el destino.

Sacha Grant.-

domingo, diciembre 16, 2007

Conocerte...


Conocerte,
es maravilloso cada día,
entre frondosos pensamientos;
conocerte,
es increíble siempre,
bajo la luz de un nuevo día;
conocerte,
es dulce como los ríos,
que corren por los desiertos;
conocerte,
tu belleza se asoma,
y ya puedo morir tranquilo;
conocerte,
a tí la caricia fundida,
con el ardor de la pasión;
conocerte,
lo feroz y lo indomable,
la mirada del destino;
conocerte,
lo frágil y lo fuerte,
conjugas amor y dolor;
conocerte,
no te había visto,
y apareces, y desapareces;
conocerte,
así como las noches,
pasaremos a la historia;
conocerte,
entre estrellas,
bajo la luz del cielo;
conocerte,
así son los días,
y eso es lo más lindo;
conocerte,
como no he conocido,
como no he vivido;
conocerte,
en medio de la oscuridad,
eres la luz, eres las aguas;
conocerte,
mi vida, mi querida,
eres el sendero a seguir;
conocerte,
la unión, lo inesperado,
así, conocerte, quererte;
conocerte,
echar de menos el perfume,
tu perfume, mis razones;
conocerte,
para sentirme vivo,
cada noche, cada día;
conocerte,
encontrarte en otros rostros,
en el reflejo de la ausencia;
conocerte,
en mi espejo a la mañana,
cuando te extrañe;
conocerte,
en la oscuridad,
en la profundidad;
conocerte,
estar contigo allí,
conmigo aquí;
conocerte,
en tierras desconocidas,
en playas de sueño;
conocerte,
en arenas blancas,
en silencio y sin perderte;
conocerte,
bajo la luz del semblante,
del Señor y su arte;
conocerte,
cada día que pasa,
cada noche, cada mañana;
conocerte,
esperarte y seguirte,
tomarte de la mano;
conocerte,
sonreírte y expresarme,
tener miedo y que me abraces;
conocerte,
llorar y sentir tu alma,
caminar, acariciarte en calma;
conocerte,
tocar tus manos,
y conocer el presente;
conocerte,
esperar los signos,
entender el destino;
conocerte,
es pues no intentar entenderte,
es aprender a quererte...

Sacha Grant.-

sábado, diciembre 15, 2007

El rito.-


Se realizan los futuros,
de manera increíble,
todo de manera similar,
todo poco factible.

Hoy se cruza un animal,
la ruta estaba vacía,
todo sigue tranquilo,
cruzamos las vías.

Hay una locura,
domina lo sutil,
estamos solos,
me ahogo sin oir.

En una gran penumbra,
de silencios oscuros,
hoy te redoblas,
ya no más puros.

Te estoy queriendo,
hablo por aquí,
y aquí nos vimos,
todo por tí...

Sacha Grant.-

viernes, diciembre 14, 2007

Sol saliendo...



Sol saliendo por el horizonte norte,
y nubes que se esconden bajo el mar,
el vaho de las costas me agrada, son arenas,
son también conchas y piedras de aquí y allá...
Superficies de aguas brillan, soles y océanos,
hay corazones naufragando, y razones,
los conductos de la profundidad, del sentido,
son también conductos de vida y dolor...
Se parecen la marea y las gaviotas,
ellas cuelgan de los cielos como marionetas,
doran los sueños, rajan los mares, son felices,
la marea las reúne, las encanta, y allí mueren.
Como gaviota volaré hacia los mares,
los suelos dejaré, y cada sueño renacerá puro,
limpiaré mi espíritu para vivir en paz,
allí, como gaviota, viviré y moriré feliz...

Sacha Grant.-

miércoles, diciembre 12, 2007

Eres tú...

Eres la belleza en la oscuridad,
la luz del cielo, una verdad,
y camino por ese sendero,
no dejes que caiga, ven a mi...

Eres también la caricia,
un beso, la suave brisa,
nado a la costa por ti,
no dejes que me ahogue...

Saludo a las estrellas,
por la ventana escapo,
encuentro fantasmas,
tus sonrisas reparto...

Por el resto de los años,
así, por lo que nos queda,
veremos el sol esconderse,
y una luna tiesa...

Eres una caricia del alma,
la boca rodando en mi pecho,
la resolución de los años,
tú, lo único que quiero...

Sacha Grant.-

domingo, diciembre 09, 2007

Repentino...

Pasa que fue repentino,
la manera de conocerte,
fue repentino mirarte,
y sin querer entenderte.

La manera de sonreírte,
dar un beso con un sueño,
la manera de sentirte,
tu alma, mi consuelo.

La soledad me caracteriza,
hoy soledad como ayer,
¿Eres tú mi próxima realidad?
lo doy todo por saber...

Hay un poco de verdad,
y un surrealismo me inunda,
mezclas la sombra y tu pelo,
mi alma y una noche moribunda.

Hay caricias que se pierden,
en resplandores eternos,
y dos corazones valientes,
unidos por todos los tiempos.

En la sonrisa conquistada,
en la palabra inquebrantable,
así nos hemos conocido,
escrutando los semblantes.

La soledad creíble inaudita,
juzgados por un tiempo,
hemos sido creados, amados,
por formas, por el viento.

La forma de los astros,
los corazones endulzados,
caricias cruzadas y eternas,
amantes, esperanzados.

Lo repentino no asusta,
el conocimiento encanta,
eres tú la belleza iluminada,
eres tú, sólo elegancia.

Pasa que fue repentino,
y solucionamos problemas,
repentino mirarte,
y que sólo así, me entiendas.

Sacha Grant.-

sábado, diciembre 08, 2007

Vivir...



Tengo un sentimiento esta mañana. Cuando me levanto y hay un silencio ensordecedor... He tomado tu alma, sólo para continuar creciendo contigo. Pero también te he regalado la mía. Este juego de la vida, donde caminamos con rumbo que conocemos pero que a veces pretendemos desconocer. Es el juego de la belleza, de la tierra fértil, de las lágrimas enfermas. Es el juego capcioso del éxito y del fracaso. Debo jugar atento, amando jugar. Cuando era niño tenía otro tipo de sentimientos. Quería crecer y al mismo tiempo quedarme niño. Pero los años me han dado la perspectiva exacta, miro para atrás, sobre la retaguardia del pasado y encuentro construcciones valiosas al lado de miserias destructivas, lo positivo y lo negativo; un crecimiento eterno y continuo, una vida avanzando con fuerza, el tiempo aliado de mi corazón, la dicha a mis espaldas. Nadie dijo que la vida era justa, y nadie lo comprobó. Yo sólo soy un mensajero... Tengo hoy día, un sentimiento convertido, mi corazón salido del cuerpo. Y amo que así sea, así hablo, así escribo, así amo. Esta es mi vida y pretendo vivirla, y gastarla y regalarla.

Sacha Grant

viernes, diciembre 07, 2007

Tu mirada...

Me desenvuelvo en tus redes,
sabes encontrar el punto exacto,
te comportas como los silencios,
vienes y me rodeas, no escapo.
Y te puedo esquivar,
es que no quiero, es la verdad,
las calles han quedado vacías,
aquí se da mi gran despertar.
Una Córdoba me acoje,
me regocijo en sus aguas,
es todo lo que deseo,
son tus pestañas...

Sacha Grant.-

miércoles, diciembre 05, 2007

Confusión...


A veces cuesta escribir,
hay momentos de insomnio,
del corazón en los papeles,
duerme mi alma en el escritorio.

Tantas razones para decir todo,
tantas pieles han pasado,
caricias que han muerto solas,
dolores que han mermado.

Sigo con fe los designios,
cada segundo se manifiesta,
los sueños se realizan lentamente,
un despertar me desconcierta.

Y los espacios vacíos,
la luna refleja me soporta,
las estrellas se complotan,
las sombras quedan absortas.

Aparece tu perfume más increíble,
creo que moriría con él,
aparece tu sonrisa más sencilla,
y ya no tengo que perder.


Sacha Grant.-

viernes, noviembre 30, 2007

Los astros...

Los astros en el espacio,
caminan por los bordes,
y se llevan las noches,
nos traen los acordes.

Hay astros silenciosos,
de los que sonríen,
hay sonrisas dulces,
hay piedras sensibles.

Todo aquí es posible,
incluso llevarte al cielo,
podremos volar,
podremos perdernos.

En la niebla, arriba,
caminar sobre la luna,
guiarnos por estrellas,
bañarnos en la espuma.

Los astros oscuros,
son luz de los besos,
son llagas del alma,
a veces rostros perversos.

Sacha Grant.-

martes, noviembre 27, 2007

Cien años han pasado.



Salto por los charcos,
hay miradas, vida,
se desaparecen los muros,
hay ventanas de libertad...

Puedo advertir ojos,
gente yente y viniente,
hay manos que me toman,
una oscuridad me rodea.

Hoy se cumplen cien años,
de una felicidad incipiente,
este día será recordado,
se agigantan las vertientes.

Todo lo que me rodea,
los fantasmas de la soledad,
cada silencio de las almas,
cada mentira, cada verdad.

Hay sonrisas del adiós,
la frase de un pasado,
el recuerdo me espanta,
se pierde todo lo hablado.

Nada quedó escrito,
mi benemérito corazón,
todo se echó por la borda,
todo se murió...

Los años de la inocencia,
la voz de mi inconciencia,
se reparten los latidos,
voy perdiendo la esencia.

Hoy se cumplen cien vidas,
después de la muerte presunta,
de una persona que querida,
perdió lo que mi alma busca.

Voy a detener los gritos,
parado sobre el borde,
hay estridencia en mi interior,
y ni un sólo acorde.

Inexistencia de suerte,
los destinos se construyen,
nada es por casualidad,
nada por si mismo se diluye...

Inexistencia de impotencia,
los colores se evitan,
todos se provoca,
todos se quitan...

Inexistencia de dolor,
los vacíos se fomentan,
gran parte se calcula,
gran parte se espera...

Camino entre lagunas,
allí donde puedo flotar,
es mi lugar, en las aguas,
allí donde adoro pensar.

Puedo y quiero,
sé que puedo encontrarte,
y puedo amarte,
mas hoy me marcho.

Hoy se cumplen cien noches,
y los días se esconden,
duermo tranquilo en tu vientre,
nuestras caricias se corresponden.

Encuentro suave a la luna,
aquellos pozuelos son cómodos,
los infiernos se han largado,
y me dejan soñar en paz.

Súbitamente hay belleza,
las vidas han cambiado,
los cien muertos viven,
y renacen los años.

Cada fantasman tomó su capa,
y voló con aires renovados,
cien jazmines crecieron,
en cien grandes descampados.

Los jazmines crecieron,
alargados y perfectos,
y hablaron con las lunas,
demostraron ser serenos..

Y conversaron sobre la noche,
las estrellas, los mares, el egeo,
adquirieron sensatez y cultura,
la luna les habló del deseo.

Luego siguieron creciendo,
por largos, largos días,
y conocieron los álamos,
los girasoles, y la alegría.

Los jazmines lloraron,
por la emoción concebida,
al conocer la luz del cielo,
y ver curadas sus heridas.

Miles de estrellas los vieron,
al pasar los cien jazmínes,
agotados por la travesía,
con sus cien rotos escarpines.

Subieron montañas,
llegaron al borde,
un océano los saludó,
cuando subieron al bote.

Naufragó en la rompiente,
y los jazmínes nadaron,
una enorme isla los hospedó,
y allí descansaron...

Caminaron por las costas,
y vislumbraron el horizonte,
añoraron los campos de viñas,
hicieron cien embarcaciones,

Exploraron las selvas,
y conversaron las palmeras,
escucharon las historias,
se bañaron en las termas.

Y encontraron cien pájaros,
volaron encantados,
encontraron la libertad,
dejaron cielos perfumados.

Y amaron la vida,
los sueños perduraron,
un corazón los unió,
cien jazmínes encontrados.

Encontrados por siempre,
amigados con el tiempo,
con el lugar inhóspito,
volaron con el viento.

Cien corazones han pasado,
y vislumbro tu presencia,
pareces un jazmín,
somos de la misma esencia.

Sacha Grant.-

lunes, noviembre 26, 2007

Son sólo momentos...



Hay momentos de felicidad,
como cuando asomo por la escollera,
y se produce el encuentro con el horizonte,
aquél verano inolvidable, de dulces océanos,
allí, sobre las rocas supe abrazar los cielos,
supe encontrar la felicidad en la soledad.
Hay momentos de intemperie,
como cuando acostado rezo a mi Señor y amo,
y se produce el mayor milagro,
aquella mañana pude amar, pude echar de menos,
allí en las terrazas, moribundo contemplé,
supe sentir el rozar de los vientos.
Hay momentos de razón,
como cuando me abalanzo sobre la vida,
y se produce el choque de los astros,
aquél segundo entre paréntisis,
allí bajo los árboles, encontré otra cosa,
supe optar por el mejor camino de mi vida.
Hay momentos de locura,
como cuando lo experimento,
y se produce una vil tranquilidad del alma,
aquél sentimiento es inigualable,
allí entre sus brazos, escuché que me quería,
supe entregar gran parte de lo que me quedaba.
Hay momentos de lucidez,
de llamativa sabiduría y experiencia,
ese es un caso aplicable al presente,
me encaramo a las ramas de la vida como un niño,
y hoy presiento que sin embargo he crecido,
creo saber como hacerlo, pues son sólo momentos...


Sacha Grant.-

domingo, noviembre 25, 2007

Ayer...



Por caminos desconocidos, entre rocas,
archipélagos sin lumbre, caminos blancos...
del brazo de los años amanezco, converso, conservo,
la identidad de mi alma, la faceta del tiempo,
también espero, con paciencia y me enervo,
me convenzo de que estás aquí y así es...
Música de estruenos, los golondrinas se confunden,
con las naves que se aproximan y se marchan,
lobos de mar que nacen y son muertos,
pieles y grasa, odio a la raza más antigua,
yo veré crecer los océanos, porque es mi hogar,
también seré de la montaña, también es mi lugar.
Identidad del alma, corazón indígena de fuego,
aquella luz interior que nunca ha de apagarse,
aquél sentimiento vivo que se renueva para no marcharse...
Mañanas escondidas que se reflejan en la bhía,
picos nevados, antigüa morada del milenario,
ese mi lugar, en él me renuevo...


Sacha Grant.-

Brilla...


Brilla la copa mezclada,
vuelan los aros, te encuentras,
haces las veces de silencio,
eres vacío, todo lo completas.

Brilla una mesa sin sillas,
opaca la muestra del alma,
la luz de las calles se asemeja,
mata la ilusión por la espalda.

Luces que brillan en el sur,
caminos de brillantes trazos,
eres compañía y soledad,
eres lo abundante y lo escaso.

Brilla que brilla la sonrisa,
la caricia compatible,
tú eres la señal definitiva,
tu perfume inconfundible.

Luces que brillan,
apacible te contemplo,
desnudas el alma,
a tí, te espero...


Sacha Grant.-


sábado, noviembre 24, 2007

Vivir...



Se escribe de esta manera,
pensando bien lo que se quiere decir,
así, queriendo, odiando, esperando...
Se escribe de millones de formas,
cantando en soledad o fumando un cigarrillo,
yo escribo así, perdiendo, ganando.
En las noches, en la penumbra,
todo lo convertido, todo lo transportado,
esta noche como todas, es especial...
Hay cansancio expandido, luz de camino en los astros,
hay un adormecimiento de los cuerpos,
así escribo, pensando en ti.
Hay cosas que vendrán, cosas maravillosas,
también encuentro belleza en el tiempo,
hay colores del cielo que no todavia no conozco...
Escribo la historia, mi historia, la de alguien más,
y amanezco abrazando las tierras de otro lugar,
así escribo, amando lo que me toca ser, lo que me toca vivir.


Sacha Grant.-


jueves, noviembre 22, 2007

Libertad.-


















Ojalá venga un viento y te acerque,
y haya algo que me diga el procedimiento,
porque ya no quiero crecer, porque me impresiona,
me impresiona seguir viviendo, me impresiona todo.
No hablo de morir, no hablo de la idea de claudicar,
quiero largarme, caminar lejos de aquí,
hablo de libertad, hablo de poder gritar cuando quiera,
ojalá suceda que nos encontremos, aunque sea en sueños.
Los vientos han traído silencio, perfume de jazmines,
y encontré en ellos los aromas del triunfo, el horizonte,
los vientos han corrido lejos, y me llevaron con él,
ojalá vuelva algún día a buscarte, para llevarte conmigo.


Sacha Grant.-


miércoles, noviembre 21, 2007

Chances...



Chances hay de que estés,
de que aparezca una posibilidad,
chances de verte en los cielos,
de encontrarte mi debilidad.

Chances de que no haya,
una oportunidad de sonreír,
siquiera de apretarte fuerte,
contra mi pecho y vivir...

Una noche de silencios,
un sólo momento en la frase,
chances de regalarte mis labios,
que mueren y renacen.

Poesía muertas,
letras que han de marcar,
las chances de sentirte,
o las chances de escapar.

Conocerte entre estrellas,
bailando en la luna,
presos de las miradas,
ojalá te descubra...


Sacha Grant.-


lunes, noviembre 19, 2007



Pongo canciones,
sólo para escucharte,
que tus ojos iluminen,
que nada se apague.

Escucho para ti,
la voz interminable,
eres ti ciudad,
todo lo inolvidable.

Las tormentas,
cada una de las lluvias,
te pareces a la noche,
te pareces a la bruma.

Eres como el océano,
asi me descubro,
nadando, buceando,
por ríos oscuros.

Escucho canciones,
traspaso las puertas,
eres de mi atención,
seductora perfecta.


Sacha Grant.-


jueves, noviembre 15, 2007

Corrientes....















Corrientes de mares, de aguas profundas,
hoy me encuentro madrugando, bajo soles, entre rocas,
cielos rosados, suelos escarpados bajo pies viajeros,
manos de artesano modelan futuros inciertos...
Pensamientos del presente, se diluyen por rajados techos,
el encuentro de los cuerpos es inminente,
hay océanos que nunca han de secarse,
hay cielos dibujados, que pueden desdibujarse...
Las tardes descansan sobre palmeras de mentira,
y los corazones aman las palabras misteriosas, lo incierto,
y más allá de lo que puede suceder en un abrir y cerrar de ojos,
controlo que no se sienta más de lo que debe en el pellejo...
Ojalá que la cañada siga corriendo, que las aguas crezcan,
ojalá que las ilusiones nunca perezcan por causas vacuas,
y ojalá que haya silencio en cada uno de los besos,
ojalá que llueva mucho, que haya tormenta...


Sacha Grant.-


sábado, noviembre 10, 2007

Hospital del alma.-

Yo se que si, que eres como el viento,
si mi querido amigo, hoy viajaré hasta tus tierras,
y me volveré sobre mis hombros, y todo será distinto, cambiará
la mirada de los sabios, las tierras cambiarán y sobre todo,
aprenderé a contemplar en silencio los amarraderos;
allí de donde todo parte, de donde paren las despedidas,
es allí mi querida amiga, alli donde pertenecemos;
también sabré encontrar mi lugar, aquella pertenencia,
que hoy no siento, que hoy vacía de cotenido mi existencia.
Yo se con seguridad, o quizá con pocas dudas,
que las estrellas saben guiarme, que el sol me completa,
que una luna de grosos pozuelos me acurruca,
y que camino por las sendas de un futuro que deberá llegar,
tarde o temprano, más al amanecer que al anochecer,
allí amigo, mi querido amigo, me verás renacer;
romper el capullo, estirar mis piernas,
allí, me verás caminar entre relámpagos,
me verás, rodar por los llanos, abrazar las centellas...
Yo, querido amigo, llegaré lejos, lo sé, no necesito que me lo digan,
yo, convertiré mi vida en un hospital del alma,
sabemos que es difícil amanecer con dolor de cabeza,
y que difícil es encontrar la traición en los ojos
de las personas que uno quiere,
que difícil es amar, creo que no he aprendido, y no se como hacerlo,
sólo se mi querido amigo, que tú estarás por siempre a mi lado,
y que cuando caiga o cuando ya no pueda más,
me levantarás, y siempre habrá una salida.
Yo caminaré mi viejo amigo, por senderos blancos, de espesa vegetación,
y me refugiaré en las almas, en la belleza de la muerte,
y esperaré amigo, que me vengas a buscar, pues vendrás,
y sabré encontrar la senda, pues es fácil seguir las estrellas,
mis únicas guías del color, de la bravura del silencio,
del espesor de los astros y la cumbre del miedo...
Allí, navegando, saliendo de los amarraderos, de los azules,
emprenderé la aventura de años perversos y dulces sorpresas,
devolveré a los cielos, las lágrimas de alegría.
Mi querido amigo, de puntas de pie me escapo de mi vida,
quiero viajar, al mundo que me espera, a destinos desconocidos,
viejo amigo de capa blanca, viejo amigo que guardas silencio,
acompañame que no quiero estar solo, acompañame en esta aventura;
hoy partiré del amarradero azul, y pasaré por el verde, y quizá por el colorado,
y recién allí, tomaré mar adentro, nadaré quizá, flotaré,
y también me volveré sobre mis hombros, quizá derrame alguna lágrima,
lo único que sé, es que el sol me completa, que las dudas se presentan,
pero sobre todo, mi viejo amigo, que nunca me dejarás sólo...

Sacha Grant.-


Que vuelen los sentidos,
cada uno de los silencios,
que acaben las historias,
que vuelen los sueños.

Cambiemos los tiempos,
ojalá nunca nos callemos,
que la libertad es nuestra,
que nadie está muerto.

Cuando ya no esté,
cuando muera por esto,
y parezca que he callado,
y todo se ponga espeso.

Recuerda que estaré,
que miraré a los ojos,
continuaré mi lucha,
siempre y sin reposo.


Sacha Grant.-


viernes, noviembre 09, 2007

Poesía del sonido...


La transición del viento,
el sonido de las hojas,
hay alegría en los ríos,
también flotan las boyas.

Hay sonido de verde,
de cantantes ranas,
dulces, sonidos dulces,
embellecen las distancias.

El sonar de los océanos,
en rompientes de silencio,
cuando hay cielo abierto,
para sonreír soy experto.

El sonido del cañaveral,
de mitos que se desarman,
los sonidos de pajaritos,
que del silencio escapan.

Del sonido a un clamor,
gente que se apresura,
aguas que nos transportan,
hacia eternas travesuras.

Sonidos renacen en gloria,
se desarman las fronteras,
sonidos de voces agitadas,
he visto estrellas coquetas.

También suenan almas,
que exitadas se fomentan,
y contemplan silencios,
de voces que se ahuyentan.

Oxidadas se encantan,
las palabras del fantasma,
y se manifiestan dormidas,
las miradas de las almas.

Corridas de un eterno,
de un efímero sonido,
sin descansar, atento,
escucho, sólo son ruidos.

Falsa alarma, un descuido,
¿O acaso hemos amanecido?
se escuchan guitarras cantoras,
todo aquello se ha constituido.

Hay sonidos del futuro,
hay colores tatuados,
también un charco,
donde tiraré los dados.

Y sonidos de miles de almas,
que caminan pacientes,
de soles que se pasean,
por cuartos crecientes.

Sonidos de una luna desnuda,
sonidos de una estrella candente,
suenan también los árboles,
suenan las aguas de la fuente.

Suenan los mundos de hoy,
suenan las personas abrazadas,
sonidos de la noche en silencio,
sonidos de una verdad ocultada.

También suena un pueblo,
que clama por amor y paz,
suenan los estandartes,
del dolor y la infelicidad.

Escucho sonar las almas,
las ganas de luchar,
por esto que nos pertenece,
por esto, nuestro lugar.

Sonidos que desaparecen,
sólo, para retornar,
sonidos de esperanza,
sonidos para amar.


Sacha Grant.-


lunes, noviembre 05, 2007

Tarde...




Esta tarde es de un sueño,
donde echar de menos es real,
esta tarde, vale la pena llorar,
caminando entre abedules.

Ya el cielo despejó, hay signos,
de apariciones, de cielos celestes,
esta tarde cabe la aclaración,
amo más, todo lo que cueste...

Cañada, senderos de cemento,
ocultos los ojos, patente la mirada,
esta tarde, casi de noche,
esta noche, senda escarpada.


Sacha Grant.-


viernes, noviembre 02, 2007

Estrellas.-

















Estrellas que caminan de noche,
que iluminan las calles,
y yo sigo aquél rastro,
que dejó la caricia soñadora;
el beso de la mujer encantadora,
por ti es que renazco.
Hacia una noche,
de belleza en los faroles,
y yo sigo en la oscuridad,
que quedó bajo los balcones,
el abrazo de aquella sombra,
el color de sus ojos marrones...
Estrellas y lunas,
que guardan las esperanzas,
y yo sigo mi destino,
que quedó abandonado,
lo que agonicé en tiempo pasado,
lo que hoy he sobrevivido...


Sacha Grant.-

El primer verso, el último verso...



Este es el primer verso,
de este tiempo, de locura,
la primera palabra,
este primer beso.

Es el tiempo justo,
constante y sorpresivo,
me encuentra allí,
distante, inexpresivo.

Es la primera noche,
de millones que vendrán,
una marcha de estrellas,
que la luna guiará.

Por este camino,
por la senda perdida,
en el abrazo más fuerte,
en la caricia más viva.

Es el último verso,
la última brisa,
tu pelo perfumado,
en mi cuerpo se agita.


Sacha Grant


miércoles, octubre 31, 2007

Una vez más...



Pequeñas apariciones,
en segundos perdidos.

Bajo un sol amarillo,
Se queman las canciones.

Renace aquellas sensación,
ya no más desesperación.

Renace la concordia,
renace aquella canción.

Ya me encuentro,
esperándote, una vez más...


Sacha Grant.-


martes, octubre 30, 2007

Acercamientos...


Se acerca el sol a la luna,
como las nubes al silencio,
como mi rostro al espejo,
duerme la muerte en la bruma.

Y despega la verdad,
renaciendo en la espesura,
eres así mi locura,
eres para amar.

Se amontonan los sueños,
cada verso se transforma,
eres cada una de las cosas,
que producen mis desvelos.

De esta manera, nos conocemos...


Sacha Grant.-


Hoy hay...



Hay cielos de color azul,
por donde marcha la vida,
amaneceres dorados,
y noches dormidas.

Hay una luna en su belleza,
aparente compungida,
un grillo cantando incensante,
en una dulce melancolía.

Y amarillas gaviotas,
que vuelan confundidas,
un océano de flores,
y lágrimas comprendidas.

Hay corazones eternos,
que morirán con la lluvia,
una efímera locura,
en ella nos perderemos.

Hay un por siempre,
y allí descansaremos,
se sabe te quiero,
sobre la luna dormiremos...


Sacha Grant.-


lunes, octubre 29, 2007

Mujer...



Mujer,
de silencio caótico,
de sonrisa cautiva,
tus besos narcóticos.

Mujer,
llamas al pasado,
y sin darte cuenta,
te escondes...

Mujer de los años,
de semblante tranquilo,
de perversa belleza,
de incesantes latidos...

Mujer de corazón,
de tardes grises,
de abrazos pendientes,
y fuertes matices...

Mujer que siembras,
lo que Dios unirá,
que mi alma te corresponde,
por siempre al más allá...

Mujer de versos,
de potencial dulzura,
de ternura inacabable,
seremos eternos.

Mujer...


Sacha Grant.-


viernes, octubre 26, 2007

Puedo...



Puedo escribirte,
y sentirte ausente,
amarte silenciosamente,
y respirar tu perfume...

También escuchar,
aquel grillo cantor,
cantando su dolor,
mi alegría apagar.

Y puedo sonreírte,
tocar el piano,
con miradas alejarme,
apagarme por años.

Abrazar tu cuerpo,
sentirte mia,
ser un espía,
ser eterno...

Puedo recoger,
tus besos silenciados,
tu semblante apagado,
avanzar, retroceder.

Y puedo mirar,
y puedo respirar,
ser tuyo por siempre,
y cuando valga la pena.


Sacha Grant.-


miércoles, octubre 24, 2007

Te puedo ver...





Te puedo ver, iluminada,
y así iluminas mi camino.

Te pareces así, al destino,
de mi alma, de mis sentidos.

Y te puedo ver, adormecida,
te siento distinta, comprensiva.

Las cadenas del tiempo,
fueron rotas, eran de tiento.

Y los ojos se abrieron,
sólo, a causa de tus besos.

Y asi te veo, una vez más,
te sonríes, una vez más...


Sacha Grant.-


sábado, octubre 20, 2007

Quererte...



Quererte es complicado,
más que pretender entenderte.

Esta tarde en soledad,
estallan los sentidos.

Hay lágrimas del corazón,
hay silencios perdidos.

Caminan los pasos,
por senderos y caminos.

Los latidos del corazón,
mueren en los recovecos.

Y me convierto en la razón,
de cada uno de tus besos.

Hay abrazos desamparados,
y caricias fuera de su lugar.

Hay un susurro memorable,
en mis oídos abandonados.

Y hasta tu frase más vulgar,
se hace incomparable.

Hay soledad y un candado,
cenizas de todo lo pasado.

Y renaces tímida,
no sabes jugar el todo.

Te mueres por aquél beso,
echas de menos aquél beso.

Pero hay mucho orgullo,
algo te frena mujer.

Y es que sin querer,
lo hemos notado.

¿Por qué te he querido tanto?
¿Por qué te he de querer?

Si todo ha quedado tapado,
si ya no tengo qué perder.


Sacha Grant.-



miércoles, octubre 17, 2007

En mi terruño...




Vivo en medio de luces,
de sonoras noches,
miro la sombras oscuras,
me elevan las cruces.

Sé, que has marchado,
has pasado por aquí,
que ese perfume te delatará,
hasta que tenga que morir.

De cuando en cuando te veo,
echando mano a los fuegos,
acariciando los destinos,
a veces echando de menos.

Queda la certidumbre,
de tu paso por aquí,
de una vivencia exacta,
en mi terruño, aquí.

Vivo pensando en tí,
encaramado a los sueños,
endilgado a la cumbre,
hasta el fin de los tiempos.

Vivo en medio de luces,
que he de transportar,
hasta que duela y arda,
hasta que llegue tu mirar.



Sacha Grant.-




domingo, octubre 14, 2007

Puente...




El cansancio de los cielos,
hablo con los cielos,
me han contado el secreto,
me han recogido en silencio.

Y los cielos se mueven,
en confortante amanecer,
se desarman a las miradas,
se marchan sin volver.

Cielos de paranoia,
de conjeturas persistentes,
mañanas en incógnita,
cielos de muerte.

Bajan nubes,
se elevan los sentidos,
emergen las ballenas,
entre puentes levadizos.

Se juntan los cielos,
con un suelo amarillo,
renace un interrogante,
que no has respondido.


Sacha Grant.-



sábado, octubre 13, 2007

Conversión...




Te conviertes a la noche,
desapareces, te escondes,
hay nubes encendidas,
de un brillo, de una luz.

Es la palabra de los sabios,
que se quema en el mundo,
en la fogata de los sueños,
en un azul, muy profundo.

Centenares de estrellas,
que caminan hermandas,
por un algo que las une,
preciosas, encantadas.

Cielos grises, trizados,
un hada madrina hipnotizada,
brujas que se empujan,
un mago que las espanta.

Noches de noches,
acicaladas las montañas,
rascacielos del imaginario,
mi alma te acompaña.

Diversión de los días,
comprensión acabada,
este noche te escribo,
en la bruma enamorada.

Desnudas la palabra,
espío tus sonrisas,
cambias el color,
cambias el dolor.

Nos convertimos...


Sacha Grant.-


viernes, octubre 12, 2007

A la vez...




Espero conocerte,
y a la vez no quiero.
Añoro la muerte,
y te espero.
Espero los silencios,
y a la vez el caos.
Vivo enmarañado,
camino por los muros.
¿Dónde estás?
cielito lindo,
¿Dónde amás?
porque sigo perdido.
Sucedió aquello,
y a la vez esto.
Que estás lejos,
y no te veo.
Sigo corriendo,
desde hace años.
Y a la vez,
me escapo.
Los tiempos de Él,
no son los míos.
Hay comprensión,
por eso voy sereno.
A la vez duele,
pero estoy tranquilo.
Escucho los océanos,
por Dios, te veo.
A la vez te presiento,
pero no me ilusiono.
Amanecen las montañas,
todo lo abandono.
A la vez te quiero,
en mi corazón.
Pero no quiero heridas,
ya no dolor.
A la vez callo,
y te susurro al oído.
Algo recorre mis venas,
ya no estoy perdido.


Sacha Grant.-


jueves, octubre 11, 2007

Comienzos...

Desde el comienzo de la existencia, transitamos los silencios del alma. Son aquéllos que sirven para acallar el caos interior.

También obedecemos al corazón, tomamos decisiones que cuestan, elecciones que duelen, opciones que forjan el espíritu.

Hay compromisos que de veras marcan el carácter; hay momentos de la vida importantes. Y eso suele pasar a menudo, sólo sucede que no sabemos darnos cuenta de ello.

A veces estamos ciegos, no vemos más allá de lo evidente.

Con el pasar de los años, he aprendido que duele crecer; pero vale la pena. También duele amar, y sufrir por lo querido; pero es lo que hace, que todo cobre sentido. Amar es sufrir, sufrir es madurar, madurar es crecer.

En el transcurso de los días, intentamos aprovechar cada segundo. Nuestro intento cae en saco roto, y viene la desesperación. Hoy haré lo imposible por encontrar sentido al tiempo, al espacio, al color de los árboles.

También seré, de esas personas que caminan por los parques en soledad, con sonrisa calma, y con tranquilida pasajera.

Veré los pájaros volar, las aguas manar de las fuentes, el mecer de los árboles refugiando a las gitanas. Plaza Italia...

Llenaré mis pulmones de aire limpio, de pureza, de olor a jazmín. Y aguardaré que el amor se junte con mis esperanzas inquebrantables.

Podré morir tranquilo cuando realice mis tareas, mi servicio a los demás.


Sacha Grant.-

lunes, octubre 01, 2007

Hoy no se...




Hoy no sé,
cuánto hay de cierto,
en esta tarde,
que siento te quiero.

Tampoco sé,
de aquéllos cielos,
de rojizas nubes,
y anaranjados destellos.

Sé que me encuentro,
dormido, desencajado,
sé que te espero,
todavía, anulado.

Y es que todo duele,
como si fuera el infierno,
todo me quema,
aquí, en el pecho.

Hay algo que me dice,
que se pega a mi alma,
hay algo que se pierde,
siempre suele ser la calma.

Se mezclan los sentidos,
en una despedida te veo,
sonriente con lágrimas,
en un abrazo aún más tierno.

Y necesito recordarte,
como lo hacen los océanos,
desde aquí hasta los confines,
desde tu boca a sus besos.

Y tampoco sé,
como pensarte,
lo único que puedo,
es extrañarte...

Y espío,
por las rendijas de los sueños,
el hastío,
que dibujan los cielos.

Hasta el fin,
intentar comprender,
intentar aprender,
de qué se trata vivir.

Hoy, esta tarde,
de lluvia incipiente,
de grises tonos,
de una palabra pendiente.

No sé descubrirte,
no intenté amarte,
se acerca la soledad,
y puedo escrutarte.

Puedo mezclar,
los mares y la tierra,
y sentir como te acercas,
aún, con más fuerza.

Pero no sé,
lo que guarda el destino,
y no sé de veras,
cómo descubrirlo.

Si descubro cada día,
como cantan las tardes,
y como bañan las costas,
en mi cabeza los mares.

Si descubro cada noche,
el baño de la luna,
y como vuelven los recuerdos,
de aquellos días en mi cuna.

Si revive la caricia,
de mi infancia dormida,
el beso de mis padres,
sentir mi vida viva.

Y todo renace,
a cada segundo,
todo se mece,
ese, es mi mundo.

Sacha Grant.-

viernes, septiembre 28, 2007

Asi será...



Hay un pedazo de sol,
recorriendo los cielos,
cientos de ángeles,
que acuden corriendo.

Para salvar la hora,
encaminar el deseo,
se acercan los vientos,
te pierdes, no te veo.

Hay una soledad,
un equilbrio perfecto,
hay una sonrisa,
y su curioso efecto.

Vuelan las gaviotas,
hieren los océanos,
emergen las ballenas,
para volar a los cielos.

Misterios doblados,
misterios de tu alma,
encaminas las sonrisas,
mi corazón te llama.


Sacha Grant.-


jueves, septiembre 27, 2007

Distancias...



Se quiebra la distancia y aparece todo… todo lo que aparece cuando la distancia se quiebra.

Aparecen los ríos de color celeste, gaviotas silenciadas por el mágico estruendo de las aguas. También las verdaderas ranas, que visitadas por aciagos grillos, croan al cambio de estación.

Hoy también, la realización propia del ser humano, me indicó que debo reflejarte sobre las aguas del mundo entero. El deber de llevarte, el acatar un sentimiento del alma. Todo ello, se complementa contigo, y quiero hacerlo.

Estás conmigo, y estoy contigo. No hay más distancia, ya no se quiebra.

El alma se encuentra tranquila, hay un letargo del tiempo mismo, hay una rosa que no ha nacido. Hay cosas pendientes de ser, hay cosas pendientes de vivir. También hay una actitud silenciosa de las ranas, y un caótico regreso de los grillos. Sin embargo el color de los ríos todavía no ha cambiado, ya no cambiará; y las gaviotas quizá algún día vuelvan a cantar.


Sacha Grant.-


martes, septiembre 25, 2007

Algo en ti...




Hay algo en tí,
que me hace mirarte,
que me hace sentirte,
hay algo en ti...

En tus ojos,
hay algo en tus manos,
hay algo en tu mirada,
en ti hay algo que extraño.

En tus modos,
allí guardado en tus risas,
cuando cruzas las piernas,
incluso cuando caminas.

Hay espacio de tiempo,
entre tu vida y la mía,
y hay un claro deseo,
que todo lo domina.

Y es encontrarte,
donde estés escondida,
y es compartir,
contigo mis días.

Hay espacio geográfico,
entre tu cuerpo y el mío,
y hay una voluntad,
de encontrar un camino.

Cuando echo de menos,
cuando todo muere indeciso,
cuando se enciende una vela,
y se cruzan los destinos.

Cuando la luna me escarmienta,
cuando te encuentro dormida,
cuando el silencio nos sorprende,
cuando encontrarte se complica,

Cuando todo ello pasa,
y sin embargo te pienso,
me doy cuenta que estás,
en mi corazón y en mi pellejo.

Allí te encontraré,
donde sea que Él quiera,
donde regalas tus miradas,
aquéllas, de las más tiernas.


Sacha Grant.-


viernes, septiembre 21, 2007

Puerto - Ciudad - Caída




Hay un aeropuerto,
desde donde saluda tu beso,
desde donde no llego a verte,
y donde muere el sentimiento.

Y hay un puerto,
de donde salen los barcos,
a donde llega el marinero,
y donde el cielo es más parco.

Una despedida larga,
el extrañarte alegre,
el recordarte siempre,
ninguna palabra pendiente.

Hay una terminal,
y colectivos grises,
aquel viejo bar,
de viejos barnices.

Hay tantas cosas,
que quisiera mostrarte,
hay tantas caricias,
guardadas para darte.

Y ese encuentro,
contigo, no te conozco,
todavía no apareces,
donde estás, lo ignoro.



Sacha Grant.-


miércoles, septiembre 19, 2007

Te dejaré...




Te dejaré,
encontrarme,
mujer,
no lo dudes.

Y también,
sonreiré,
sin temores,
te abrazaré.

Te dejaré,
quererme,
lo haré,
por siempre.

Y también,
te buscaré,
en la noche,
en la mañana.

Te dejaré,
cuando salga el sol,
con mi alma,
con mi silencio.

Y volveré,
para ti,
así es,
sólo para tí.


Sacha Grant.-



martes, septiembre 18, 2007

Cielo...




Se descubre todo,
y te desperezas,
te escuchas a ti,
amanecen las risas.

Yo te encontré,
y estabas dormida,
encajada allí,
dentro, escondida.

No has querido sentir,
no has intentado vivir,
no prestaste atención,
todo lo has evitado.

En el miedo,
en la caricia,
en el cielo,
una despedida.

Todo lo descubrimos,
y queda patente,
cada beso perdido,
cada mirada potente.

Y es latente,
tu calor,
tu vapor,
existes.

Y eres también,
mi complemento,
eres mi vida,
y mi despertar.

Lo único,
mi tiempo,
mis risas,
mi cielo.

Te he descubierto,
aparecida,
linda,
boquiabierto.

Durmiendo,
por años,
eternamente,
mi cielo.


Sacha Grant.-


lunes, septiembre 17, 2007

Nunca.-



No he visto el sol,
no conozco los cielos,
nunca me has mirado,
la noche no me abrazó.

Jamás, sonreí,
ni seguí los silencios,
nunca amé de verdad,
ni quedé ciego.

Cuéntame de las estrellas,
de los mares y los pájaros,
tírame una pista,
para seguir tus huellas.

Porque no quiero,
ya perderme,
porque lo que quiero,
es encontrarte.

Nunca sentí,
he vivido latente,
he vivido pendiente,
nunca compartí.

Cuéntame de tus ojos,
de las miradas vivas,
cuéntame y hazlo largo,
harto tiempo tenemos.

Jamás viví,
los segundos,
de esta manera,
tan profundo.

En el alma viva,
se esconden los latidos,
allí perdidos,
y los quiero revivir.

Cuéntame de tus besos,
de aquellos cielos,
de tus labios extenuados,
de tanto reir.

Y cuéntame del cuerpo,
del corazón y la esperanza,
cuéntame y hazlo largo,
extenso, que no termine.

Pues quiero vivir,
amando, aprendiendo,
vivir cada momento,
sólo quiero vivir.

Por siempre...


Sacha Grant.-


viernes, septiembre 14, 2007

Estado de la cuestión...



¿Qué es sentir?
Hay preguntas y esa...
hay mucho escondido,
y todo muere allí...

Hoy me siento traicionado,
hoy muero un poco más,
hoy mi patria se cae a pedazos,
se escapa, aún más, la libertad.

¿Qué es una esperanza?
¿De poder crecer?
¿Qué me hace querer?
Si soñar es una amenaza...

Hoy quiero intentar,
hoy puedo pensar,
quisiera que nos unamos,
que comenzemos a avanzar.

¿Qué es el vacío de alma?
¿Quién nos quitó la felicidad?
¿Por qué el hambre?
¿Por qué la maldad?

Hay corrupción de corazón,
de sentido y de trato,
y nos ha tocado la puerta,
es la ley, es el triste pacto.

De nuestra nación,
de nuestros políticos,
de nuestros días,
la sociedad en conflicto.

¿Qué es sentir?
¿Qué es una esperanza?
¿Qué es la felicidad?
¿Dónde quedó la confianza?


Sacha Grant.-


miércoles, septiembre 12, 2007

Degusto recuerdos...



Degusto los recuerdos,
de aquellos días,
aquél páramo del silencio,
aquellas noches vividas;
bajo cielos amansados,
paseos iluminados,
puestos de venta,
por tus ojos matizados.
Caminas de mi brazo,
y reímos anhelando,
compañias infinitas,
de un cuento acabado;
que ha de seguir,
y continuará agrandando,
este viejo sentir,
para continuar amando.

Sacha Grant.-


domingo, septiembre 09, 2007

Te amo...



Te amo simplemente,
en la noche y en el día,
te amo cuando lloras,
y con tus risas...

No hay explicación,
no hay razón,
te amo ciegamente,
eternamente.

Rebuscadas palabras,
nubes que han bajado,
silencios encontrados,
pájaros que han cantado.

Sin explicaciones,
bastaron los besos,
sin explicaciones,
ganó el deseo.

Sin razones,
así,
simplemente,
te amo.


Sacha Grant.-



viernes, septiembre 07, 2007

Líneas...






La línea te dibuja,
te demarca, te vislumbra,
escribe la poesía,
te acosa, te acostumbra.

Y sabes encontrarte,
expandirte, borrarte,
en líneas, trazos,
y no se extrañarte.

Conviertes las mañanas,
rascas los cielos cariñosa,
y todo lo que dijo la prosa,
escondióse bien guardada.

La línea de los años,
que me hace equivocarme,
que me fuerza a sentirte,
bien grabada en todas partes.

La escritura de los sabios,
en libros antigüos hajados,
se debaten las palabras,
para encontrar un significado.

Para expresarte lo que pienso,
lo que odio y lo que amo,
cada sentimiento perverso,
cada caricia de los años.

Las edades que pasan,
las arrugas de los vientos,
gritos y susurros,
que perduran con los tiempos.

El crecimiento de los niños,
el avance de la juventud,
aquella indeseable madurez,
finalmente la plenitud.

Vejez de árboles amansados,
columpios del recuerdo,
hay líneas que se entrecruzan,
hay un fuego que es eterno.

Yo recuerdo aquellos días,
la resolución de mi pasado,
plazas, campos y bosques,
que han quedado bien guardados.

En mi corazón de niño,
de intolerable crecimiento,
en mi mente vespertina,
de un sabático momento.


Líneas que se escribieron,
surcando la mayor poesía,
echando de menos el pasado,
valorando como debo mi vida.

Se esfuerza la mente,
por representar esos días,
no es que me niegue a seguir,
quiero tenerte de guía.

La línea nos ampara,
bajo un cielo rosado,
de inmensas dimensiones,
de ese paisaje asolado.

Por instantes de soledad,
por caricias que han pasado,
esta es la oportunidad querida,
de sentir que he ganado.

Líneas constructivas,
de edificios abandonados,
tú la viga maestra,
tú el material empleado.

Líneas de la vida,
para los gitanos las manos,
presagios numerosos,
que murieron abandonados.

Sólo mi Dios me conoce,
y es creador de todo lo creado,
escribe mi futuro, ama mi vida,
y también ha escrito mi pasado.

En Él me resguardo,
en Él todo se ha formado,
e Él confío mis lágrimas,
a Él mi risas, sólo a Él mis llantos.

Líneas que escriben,
líneas que han dibujado,
historias de príncipes,
elefantes plateados.

Líneas de sentido común,
de autoritarismo inigualado,
de marcado tinte político,
de romanticismo inacabado.

Líneas de música,
para cantar a la suerte,
líneas de dulzura,
que nacen con la muerte.

Líneas teatrales,
donde se regocija el sentido,
de donde sale el carisma,
y cada segundo vivido.

Líneas de alegría,
líneas de tristeza,
líneas por la vida,
y allí, la certeza.

O la incertidumbre,
lo infatigable del deseo,
y todo lo perverso,
hecho una costumbre.

O acaso el silencio,
de un verso estridente,
ello no puede dormir,
acallado se siente.

O una rana ciega,
o una gaviota dorada,
ellos presienten,
una mañana encorvada.

O un grito ahogado,
por la angustia naciente,
o un grillo violinista,
que ha muerto doliente.

O la noche del día,
la mansedumbre, la calma,
todos ellos marcharon,
a conquistar las almas.

Y se forman en filas,
cada una de las estrellas,
pactan una tregua,
en líneas reflejas.

Una batalla de recuerdos,
me traen a colación,
que ha valido sentarme,
a escribir esta canción.

Y las líneas escritas,
grabadas a fuego,
han quedado firmes,
me han hecho más sereno.

Entre líneas te leo,
y apareces lejana,
más cercana aún,
tu alma acallada.

Y comparto las líneas,
para eso te contemplo,
y marcho a la mirada,
esperas en silencio.

Y compartes tus líneas,
tu historia, tus desvelos,
y marcho a la caricia,
para fundirme con tu cuerpo.

La línea te dibuja,
te demarca, te vislumbra,
escribe la poesía,
te acosa, te acostumbra.



Sacha Grant.-


sábado, agosto 25, 2007

Maneras...




Hay formas de quererte,
más no de entenderte.

Hay formas de acariciarte,
sin las manos, sin perderte.

Hay maneras de sufrirte,
otras de dejarte pendiente.

Hay maneras de soñarte,
de abrazarte, de tenerte.

Hay modos de observarte,
de ignorarte y de escucharte.

Hay modos de besarte,
de sentirte y desnudarte.

Hay vías de acción,
y de omisión para aceptarte.

Hay vías de comunicación,
para que entiendas que quiero amarte.

Hay formas que conozco,
que son para demostrarte;
todo lo que te he soñado,
y que vale la pena esperarte.

Hay maneras de pensarte,
que son para contarte;
todo lo que te he querido,
aún antes de encontrarte.

Hay modos de explicarte,
que son para el corazón,
no para el entendimiento,
tampoco para la razón.

Hay vías de sentido,
que son para acompañarte,
para terminar esta poesía,
y sólo para amarte.


Sacha Grant.-

viernes, agosto 24, 2007

Formas...




Se avecina la tormenta,
y nada que pueda hacer,
con ella te acercas, sola,
dejas rastros, no los perderé.

Quisiera no quererte tanto,
perderte un poco más,
y que no duelas tanto,
te quisierta borrar.

Ojalá los astros se junten,
y tus ojos se cierren,
iluminaré mi camino,
no existe la suerte.

Hay destinos y destinos,
y mi voluntad para elegirlos,
tengo mis sueños y mi vida,
y mi Dios para dirigirlos.

Sin dependencias,
sin ataduras,
no es que duela,
no hay amargura.

Puedo volar,
encima de los mares,
y amar,
sin razones.

Así soy,
con el corazón grande,
y viviré,
y moriré,
para amar.

Así soy,
con el alma abierta,
y moriré,
y reviviré,
para abrazarte.

En la eternidad...


Sacha Grant.-

miércoles, agosto 22, 2007

Sólo cinco minutos...

Tengo cinco minutos,
y sólo unas palabras,
para decirte todo,
y todo es nada.

Escondes la mirada,
y transportas el sentido,
te escapas con la luna,
sin dejar vestigios.

Y es que tengo cinco minutos,
sólo eso para conquistarte,
esta noche te contemplo,
y ya no quiero esperarte.

Cinco minutos,
una vida entera,
dos cuerpos se confunden,
mi alma tienes priosionera.

Sólo bastan cinco minutos,
y el encuentro se hace eterno,
ya no hay conocimiento,
se hace lejano lo sereno.

Es que hubo un momento,
salvaje mirada, eterno recelo,
una presumida sonrisa,
un alejamiento eterno.

¿Te veré en el futuro?
¿O no habrá confabulación?
Los astros se juntarán
Para entregarte esta canción...

En cinco minutos,
de cielo inconquistable,
de sonrisa segura,
de muerte inevitable.

Hoy aún te espero,
para verte cinco minutos,
y decir lo que no pude,
en un sólo segundo.

La mirada lo dice todo,
la boca realiza los sueños,
las manos las caricias,
la fusión es de los cuerpos.

En cinco minutos,
en un solo momento,
es el instante mismo,
lo que se hace eterno...


Sacha Grant.-



martes, agosto 21, 2007

¿A dónde?



¿A dónde va tu mirada?
Si hoy está nublado...
Y todo se ahoga en el llanto,
Por la leche derramada.

¿A dónde va el silencio?
De millones de pájaros,
Si todo crece con los años,
Y todo termina muriendo.

¿A dónde nuestros abrazos?
Y todo lo perfecto,
Si somos perversos,
A pesar de amarnos.

Hacia la compañía,
Ese nuestro destino,
Un solo camino,
Ambos... en armonía...


Sacha Grant.-


lunes, agosto 20, 2007

Versos...





Hay versos, que se esconden de noche,
y se escapan a los besos corriendo al norte.

Hay versos que describen los cielos,
y versos que me hacen amarte,
hay versos distintos sobre ti,
y versos que me gustaría cantarte.

Hay versos, que me llevan a las estrellas,
y me dejan solo allí, para caer con las centellas.

Hay versos que quisiera recitarte,
y versos para mirarte a los ojos,
hay de esos para los que necesito hablar,
y otros para los que basta el despojo.

Hay millones de cantos, aquí en la tierra,
para reir contigo, sin que nada más quiera.

Hay versos que fomentan el dolor,
y versos para susurrarte a los oídos,
hay versos de inmensas caricias,
y de inolvidables momentos vividos.

Hay millones de cantos, allí en la luna,
para escuchar contigo, en medio de la bruma.

Hay versos que mueren con la noche,
y versos que nacen con un océano iluminado,
hay de ellos que me hacen esperarte,
y versos para sentirme acompañado.

Hay versos, escondidos en los corazones,
que están para darnos más razones.

Hay versos, que se escurren,
entre las manos de los solitarios,
hay versos que viven nutridos,
de los más grandes calvarios.

Hay versos y cantos, en tu alma mi vida,
sólo de amor, no para que te sientas comprendida.

Hay versos en el mundo más triste,
hay versos de consuelo en el viento,
felicidad que nace de los mares,
dos sonrisas que perduran en el tiempo.

Hay versos, de puntualidad increíble,
tiempo de sobra, para concebir lo inconcebible.

Hay versos en tu sonrisa,
y ternura en la mirada,
versos de amor verdadero,
que al morir dejan su marca.

Hay versos, muchos, varios de ellos,
que se acercan, para asemejarse a tus besos.

Hay versos realmente pacientes,
y de ellos que me hacen extrañarte,
hay versos que duermen con tu canto,
y que pretenden saber acariciarte.

Hay versos, y cantos de poesía,
de ellos, que te traen a mi vida.

Hay versos, simples, complicados,
y versos que captan la atención,
algunos que persiguen la noche,
para crear esta, tu canción.

Y versos que paren inevitablemente,
lo más inesperado, lo que estaba latente.

Todos ellos, te los regalo,
todos para ti,
ya no puedo guardarlos,
son demasiado sólo para mi.

Hay versos desparramados por doquier,
y yo perdido buscandolos en tu piel.

Estos versos, que hoy comparto,
contigo en esta tarde,
todos te los regalo,
son lo único que tengo, mi arte.

Hay versos en todos lados,
aquí y allá... y son tuyos...



Sacha Grant.-

sábado, agosto 11, 2007

En tu cuerpo...



En tu cuerpo, se cierne la caricia,
desdibuja la línea del paraíso,
te tengo cerca pero te extraño,
eres la belleza, causas mi delirio.

En tu alma, se juntan los cielos,
y nace la sonrisa más ardiente,
se junta cada uno de los besos,
y sólo tú, me quedas pendiente.

En tus sonrisa está lo que amo,
en tus ojos lo que me puede,
de esta manera seguiré,
amandonte, sólo y en silencio.


Sacha Grant

jueves, agosto 02, 2007

Aprendizaje...



Debería aprender a verte,
a saber todo de ti,
Aprender a esperarte,
cuando todo lo perdí.

Aprender que sonríes,
con solo un abrazo,
y que sufro demasiado,
cuando viene el ocaso.

Ya quiero aprender,
a amar nuevamente,
a sentir el beso regente,
ya no quiero perder.

De tu boca a los dedos,
de años a segundos,
se fusionarán los mundos,
sin perder más tiempo.

Al fin del invierno,
nacerá cada momento,
increíble desprendimiento,
de recuerdos eternos.

Hoy quiero aprender,
a amar nuevamente,
a sentir el abrazo,
no hay nada que temer.

Esta noche quiero ser,
una persona especial,
y quiero pensar posible,
saberme capaz de amar.

Sólo eso quiero...



martes, julio 31, 2007

El apuro...




El apuro de encontrarte,
me hará perderte,
tanto tiempo, quizá...

Perderte,
antes de encontrarte.

Y pensar que te amo,
y no me abrazaste.


Hacia lo que me espera,
entre el paso del tiempo,
con la luna de este cielo.

Perderte,
sin que sonrías.

Hoy te avisté,
en la tarde que moría.


Comenzando por el silencio,
del cielo y las estrellas,
allí te encontré, me completas.

Mirarte,
que sonrías.

Estoy con vos,
todo lo iluminas.


Sacha Grant

jueves, julio 19, 2007

Pasa...

Pasa el tiempo,
al igual la noche,
y el derroche de caricias,
nace con el viento.
 
El sol también pasa,
la soledad me descubre,
y camino, a lo ancho,
de mundos confundidos.
 
Hoy también pasa,
una noche mendigando,
polvos de estrellas,
por caminos aciagos.
 
La mirada la contempla,
vacía estalla de locura,
un semblante de amargura,
de la vida es lo que queda.
 
Pasan los años conformados,
de pequeñas certidumbres,
hoy cada mañana te encuentra,
buscando personas en las nubes.
 
Y pasan, rostros de otro lado,
plazas, capillas, museos,
y pasa de largo la muerte,
soy dueño de mis deseos.
 
Cuando te anhelo,
cuando nada resulta,
cuando presiento,
que se arrima la bruma.
 
Como siempre pasan,
vestigios de la noche,
y es sólo un reproche,
amarte como a nada.
 
En este mundo pasajero,
donde todo finiquita,
esta tarde necesita,
encontrar el sendero...
 
Sacha Grant.-
 

lunes, julio 16, 2007

Hoy...

Amanecen los ojos que te miran,
y también se despierta el mundo;
ilumina el cielo tu mirada de luz,
por siempre, eterna, eres mía.
 
Y doy por sabido el secreto,
sin pensar demasiado te espero,
como siempre despierta el beso,
eterno, por siempre, perverso.
 
Amanecen las manos que te tocan,
y resuena el susurro en tus oídos,
hoy te quiero, acaricio el sonido,
abrazas tierna, me rozas con tu boca.
 
Y doy por vivido el momento,
renace la paz, crece el silencio,
como siempre, muere el instinto,
saberte a mi lado, eso es eterno...
 
 
Sacha Grant.-