Follow by Email

miércoles, mayo 21, 2008

Paz...


Avisaste soberbia a las palomas,
que no llegarías hasta aquí hoy,
que el camino se hacía largo,
yo simplemente esperé, otra vez...

Y soberbia descubriste el error,
tarde o temprano lo añoraste,
y llamaste a las palomas anoche,
clamando por algo que nunca hallaste.

Paz en tus días en cada hora,
silencio del alma en los encuentros,
una sana soledad del espíritu,
para aclarar tus sentimientos...

Ojalá algún día la encuentres...

Sacha Grant.-

No hay comentarios.: