Follow by Email

viernes, septiembre 28, 2007

Asi será...



Hay un pedazo de sol,
recorriendo los cielos,
cientos de ángeles,
que acuden corriendo.

Para salvar la hora,
encaminar el deseo,
se acercan los vientos,
te pierdes, no te veo.

Hay una soledad,
un equilbrio perfecto,
hay una sonrisa,
y su curioso efecto.

Vuelan las gaviotas,
hieren los océanos,
emergen las ballenas,
para volar a los cielos.

Misterios doblados,
misterios de tu alma,
encaminas las sonrisas,
mi corazón te llama.


Sacha Grant.-


jueves, septiembre 27, 2007

Distancias...



Se quiebra la distancia y aparece todo… todo lo que aparece cuando la distancia se quiebra.

Aparecen los ríos de color celeste, gaviotas silenciadas por el mágico estruendo de las aguas. También las verdaderas ranas, que visitadas por aciagos grillos, croan al cambio de estación.

Hoy también, la realización propia del ser humano, me indicó que debo reflejarte sobre las aguas del mundo entero. El deber de llevarte, el acatar un sentimiento del alma. Todo ello, se complementa contigo, y quiero hacerlo.

Estás conmigo, y estoy contigo. No hay más distancia, ya no se quiebra.

El alma se encuentra tranquila, hay un letargo del tiempo mismo, hay una rosa que no ha nacido. Hay cosas pendientes de ser, hay cosas pendientes de vivir. También hay una actitud silenciosa de las ranas, y un caótico regreso de los grillos. Sin embargo el color de los ríos todavía no ha cambiado, ya no cambiará; y las gaviotas quizá algún día vuelvan a cantar.


Sacha Grant.-


martes, septiembre 25, 2007

Algo en ti...




Hay algo en tí,
que me hace mirarte,
que me hace sentirte,
hay algo en ti...

En tus ojos,
hay algo en tus manos,
hay algo en tu mirada,
en ti hay algo que extraño.

En tus modos,
allí guardado en tus risas,
cuando cruzas las piernas,
incluso cuando caminas.

Hay espacio de tiempo,
entre tu vida y la mía,
y hay un claro deseo,
que todo lo domina.

Y es encontrarte,
donde estés escondida,
y es compartir,
contigo mis días.

Hay espacio geográfico,
entre tu cuerpo y el mío,
y hay una voluntad,
de encontrar un camino.

Cuando echo de menos,
cuando todo muere indeciso,
cuando se enciende una vela,
y se cruzan los destinos.

Cuando la luna me escarmienta,
cuando te encuentro dormida,
cuando el silencio nos sorprende,
cuando encontrarte se complica,

Cuando todo ello pasa,
y sin embargo te pienso,
me doy cuenta que estás,
en mi corazón y en mi pellejo.

Allí te encontraré,
donde sea que Él quiera,
donde regalas tus miradas,
aquéllas, de las más tiernas.


Sacha Grant.-


viernes, septiembre 21, 2007

Puerto - Ciudad - Caída




Hay un aeropuerto,
desde donde saluda tu beso,
desde donde no llego a verte,
y donde muere el sentimiento.

Y hay un puerto,
de donde salen los barcos,
a donde llega el marinero,
y donde el cielo es más parco.

Una despedida larga,
el extrañarte alegre,
el recordarte siempre,
ninguna palabra pendiente.

Hay una terminal,
y colectivos grises,
aquel viejo bar,
de viejos barnices.

Hay tantas cosas,
que quisiera mostrarte,
hay tantas caricias,
guardadas para darte.

Y ese encuentro,
contigo, no te conozco,
todavía no apareces,
donde estás, lo ignoro.



Sacha Grant.-


miércoles, septiembre 19, 2007

Te dejaré...




Te dejaré,
encontrarme,
mujer,
no lo dudes.

Y también,
sonreiré,
sin temores,
te abrazaré.

Te dejaré,
quererme,
lo haré,
por siempre.

Y también,
te buscaré,
en la noche,
en la mañana.

Te dejaré,
cuando salga el sol,
con mi alma,
con mi silencio.

Y volveré,
para ti,
así es,
sólo para tí.


Sacha Grant.-



martes, septiembre 18, 2007

Cielo...




Se descubre todo,
y te desperezas,
te escuchas a ti,
amanecen las risas.

Yo te encontré,
y estabas dormida,
encajada allí,
dentro, escondida.

No has querido sentir,
no has intentado vivir,
no prestaste atención,
todo lo has evitado.

En el miedo,
en la caricia,
en el cielo,
una despedida.

Todo lo descubrimos,
y queda patente,
cada beso perdido,
cada mirada potente.

Y es latente,
tu calor,
tu vapor,
existes.

Y eres también,
mi complemento,
eres mi vida,
y mi despertar.

Lo único,
mi tiempo,
mis risas,
mi cielo.

Te he descubierto,
aparecida,
linda,
boquiabierto.

Durmiendo,
por años,
eternamente,
mi cielo.


Sacha Grant.-


lunes, septiembre 17, 2007

Nunca.-



No he visto el sol,
no conozco los cielos,
nunca me has mirado,
la noche no me abrazó.

Jamás, sonreí,
ni seguí los silencios,
nunca amé de verdad,
ni quedé ciego.

Cuéntame de las estrellas,
de los mares y los pájaros,
tírame una pista,
para seguir tus huellas.

Porque no quiero,
ya perderme,
porque lo que quiero,
es encontrarte.

Nunca sentí,
he vivido latente,
he vivido pendiente,
nunca compartí.

Cuéntame de tus ojos,
de las miradas vivas,
cuéntame y hazlo largo,
harto tiempo tenemos.

Jamás viví,
los segundos,
de esta manera,
tan profundo.

En el alma viva,
se esconden los latidos,
allí perdidos,
y los quiero revivir.

Cuéntame de tus besos,
de aquellos cielos,
de tus labios extenuados,
de tanto reir.

Y cuéntame del cuerpo,
del corazón y la esperanza,
cuéntame y hazlo largo,
extenso, que no termine.

Pues quiero vivir,
amando, aprendiendo,
vivir cada momento,
sólo quiero vivir.

Por siempre...


Sacha Grant.-


viernes, septiembre 14, 2007

Estado de la cuestión...



¿Qué es sentir?
Hay preguntas y esa...
hay mucho escondido,
y todo muere allí...

Hoy me siento traicionado,
hoy muero un poco más,
hoy mi patria se cae a pedazos,
se escapa, aún más, la libertad.

¿Qué es una esperanza?
¿De poder crecer?
¿Qué me hace querer?
Si soñar es una amenaza...

Hoy quiero intentar,
hoy puedo pensar,
quisiera que nos unamos,
que comenzemos a avanzar.

¿Qué es el vacío de alma?
¿Quién nos quitó la felicidad?
¿Por qué el hambre?
¿Por qué la maldad?

Hay corrupción de corazón,
de sentido y de trato,
y nos ha tocado la puerta,
es la ley, es el triste pacto.

De nuestra nación,
de nuestros políticos,
de nuestros días,
la sociedad en conflicto.

¿Qué es sentir?
¿Qué es una esperanza?
¿Qué es la felicidad?
¿Dónde quedó la confianza?


Sacha Grant.-


miércoles, septiembre 12, 2007

Degusto recuerdos...



Degusto los recuerdos,
de aquellos días,
aquél páramo del silencio,
aquellas noches vividas;
bajo cielos amansados,
paseos iluminados,
puestos de venta,
por tus ojos matizados.
Caminas de mi brazo,
y reímos anhelando,
compañias infinitas,
de un cuento acabado;
que ha de seguir,
y continuará agrandando,
este viejo sentir,
para continuar amando.

Sacha Grant.-


domingo, septiembre 09, 2007

Te amo...



Te amo simplemente,
en la noche y en el día,
te amo cuando lloras,
y con tus risas...

No hay explicación,
no hay razón,
te amo ciegamente,
eternamente.

Rebuscadas palabras,
nubes que han bajado,
silencios encontrados,
pájaros que han cantado.

Sin explicaciones,
bastaron los besos,
sin explicaciones,
ganó el deseo.

Sin razones,
así,
simplemente,
te amo.


Sacha Grant.-



viernes, septiembre 07, 2007

Líneas...






La línea te dibuja,
te demarca, te vislumbra,
escribe la poesía,
te acosa, te acostumbra.

Y sabes encontrarte,
expandirte, borrarte,
en líneas, trazos,
y no se extrañarte.

Conviertes las mañanas,
rascas los cielos cariñosa,
y todo lo que dijo la prosa,
escondióse bien guardada.

La línea de los años,
que me hace equivocarme,
que me fuerza a sentirte,
bien grabada en todas partes.

La escritura de los sabios,
en libros antigüos hajados,
se debaten las palabras,
para encontrar un significado.

Para expresarte lo que pienso,
lo que odio y lo que amo,
cada sentimiento perverso,
cada caricia de los años.

Las edades que pasan,
las arrugas de los vientos,
gritos y susurros,
que perduran con los tiempos.

El crecimiento de los niños,
el avance de la juventud,
aquella indeseable madurez,
finalmente la plenitud.

Vejez de árboles amansados,
columpios del recuerdo,
hay líneas que se entrecruzan,
hay un fuego que es eterno.

Yo recuerdo aquellos días,
la resolución de mi pasado,
plazas, campos y bosques,
que han quedado bien guardados.

En mi corazón de niño,
de intolerable crecimiento,
en mi mente vespertina,
de un sabático momento.


Líneas que se escribieron,
surcando la mayor poesía,
echando de menos el pasado,
valorando como debo mi vida.

Se esfuerza la mente,
por representar esos días,
no es que me niegue a seguir,
quiero tenerte de guía.

La línea nos ampara,
bajo un cielo rosado,
de inmensas dimensiones,
de ese paisaje asolado.

Por instantes de soledad,
por caricias que han pasado,
esta es la oportunidad querida,
de sentir que he ganado.

Líneas constructivas,
de edificios abandonados,
tú la viga maestra,
tú el material empleado.

Líneas de la vida,
para los gitanos las manos,
presagios numerosos,
que murieron abandonados.

Sólo mi Dios me conoce,
y es creador de todo lo creado,
escribe mi futuro, ama mi vida,
y también ha escrito mi pasado.

En Él me resguardo,
en Él todo se ha formado,
e Él confío mis lágrimas,
a Él mi risas, sólo a Él mis llantos.

Líneas que escriben,
líneas que han dibujado,
historias de príncipes,
elefantes plateados.

Líneas de sentido común,
de autoritarismo inigualado,
de marcado tinte político,
de romanticismo inacabado.

Líneas de música,
para cantar a la suerte,
líneas de dulzura,
que nacen con la muerte.

Líneas teatrales,
donde se regocija el sentido,
de donde sale el carisma,
y cada segundo vivido.

Líneas de alegría,
líneas de tristeza,
líneas por la vida,
y allí, la certeza.

O la incertidumbre,
lo infatigable del deseo,
y todo lo perverso,
hecho una costumbre.

O acaso el silencio,
de un verso estridente,
ello no puede dormir,
acallado se siente.

O una rana ciega,
o una gaviota dorada,
ellos presienten,
una mañana encorvada.

O un grito ahogado,
por la angustia naciente,
o un grillo violinista,
que ha muerto doliente.

O la noche del día,
la mansedumbre, la calma,
todos ellos marcharon,
a conquistar las almas.

Y se forman en filas,
cada una de las estrellas,
pactan una tregua,
en líneas reflejas.

Una batalla de recuerdos,
me traen a colación,
que ha valido sentarme,
a escribir esta canción.

Y las líneas escritas,
grabadas a fuego,
han quedado firmes,
me han hecho más sereno.

Entre líneas te leo,
y apareces lejana,
más cercana aún,
tu alma acallada.

Y comparto las líneas,
para eso te contemplo,
y marcho a la mirada,
esperas en silencio.

Y compartes tus líneas,
tu historia, tus desvelos,
y marcho a la caricia,
para fundirme con tu cuerpo.

La línea te dibuja,
te demarca, te vislumbra,
escribe la poesía,
te acosa, te acostumbra.



Sacha Grant.-