Follow by Email

miércoles, junio 23, 2010

Eternidad.


Una hoja del árbol que cayó,
siete abejas que pasaron volando,
es el ambiente dueño de todo,
el sonido del alma, del ayer;
triste la rama sostuvo,
pensamientos que nacieron,
y murieron sobre mi escritorio,
para alimentar el corazón;
he volado por cielos de ceniza,
caminé alegre en tu belleza,
observé los pájaros cantar,
toqué las piernas de la muerte.

Ya no importan los recuerdos,
el frío escozor del miedo,
he sentido tu beso en mi alma,
la caricia del mañana en mi;
también he sentido la soledad,
o alguna distante sensación,
quise absorber las esperanzas,
el árbol de tu sabiduría;
una curiosa forma de amar,
de sentirte plena conmigo,
un sueño dorado el nuestro,
de una eterna compañía.

Sacha Grant.-

No hay comentarios.: