Follow by Email

lunes, mayo 21, 2007

Fuego Sagrado.-




Hay allí, en ese fuego sagrado,
todo lo que necesito de ti;

Abrazado en la lejanía,
de los años perdidos.


Y también encuentro, consuelo,
en aquellos ojos que ardidos,
encendieron kilómetros de cielo,
sólo, por encontrarte conmigo.


En ese fuego sagrado,
se impacienta los labios;

Se desvanece la muerte,
y renacen los sabios.


Y también, de vez en cuando,
las almas desnudas finiquitan,
sucumben la existencia,
en frenesí alocado, crepitan.


Aquél silencioso fuego sagrado,
en que todo dormita;
En que cada árbol estriba,
lo grandioso de lo eterno;


Donde las almas unen sus deseos,
y los corazones exitan los versos;


Donde el fuego acrecienta los latidos,
allí, lo infinito, de cada beso.



Sacha Grant.-




No hay comentarios.: